rencoroso

(redireccionado de rencorosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

rencoroso, a

adj./ s. Que siente rencor o tiene tendencia a sentirlo nunca te perdonará porque es muy rencorosa. resentido

rencoroso, -sa

 
adj. Que tiene o guarda rencor.

rencoroso, -sa

(renkoɾoso, -sa)
abreviación
que siente rencor o tiene tendencia a sentirlo Perdónalo, no seas rencoroso.
Sinónimos

rencoroso

, rencorosa
Traducciones

rencoroso

حَقُود

rencoroso

zlomyslný

rencoroso

ondskabsfuld

rencoroso

boshaft

rencoroso

ilkeä

rencoroso

rancunier

rencoroso

pakostan

rencoroso

意地の悪い

rencoroso

악의적인

rencoroso

hatelijk

rencoroso

ondskapsfull

rencoroso

złośliwy

rencoroso

maldoso

rencoroso

retsam

rencoroso

ซึ่งมีเจตนาร้าย

rencoroso

kinci

rencoroso

hằn học

rencoroso

怀恨的

rencoroso

ADJ
1. [ser] → spiteful, nasty
2. [estar] (= resentido) → resentful; (= amargado) → bitter
Ejemplos ?
Y don Hermenegildo, echándome una mirada torcida y rencorosa, calóse con mano trémula el sombrero, cogió el paraguas, arregló, o más bien desarregló la capa sobre los hombros, y salió por el corredor como un cohete, arrastrando la espuela y con una pernera del pantalón encogida sobre la pantorrilla.
Cuando el tío Zamarra se hubo alejado del lagar, Rosario no pudo evitar que algunas lágrimas rebeldes le quemaran las mejillas, pero después reaccionaron sus energías, su sangre brava y rencorosa coloreó su tez, y cuando salió su madre de la casa con el casi recién nacido entre sus brazos y le preguntó quién era el caminante, cuya voz había oído desde el corral, le repuso con acento seco y vibrante: -Era el tío Zamarrita, madre, el tío Zamarrita.
Como era hechicera, hizo mal de ojo al hijo del Rey, que enfermó gravemente, y desahuciado por los médicos de cámara, a la desesperada llamaron a la maldita y rencorosa vieja, para que remediase el mal que había hecho, amenazándola con desollarla viva, quemarla y aventar sus cenizas.
¡Qué no hubieran dado los realistas coligados, en su campaña parlamentaria del invierno de 1851, por haberse encontrado ya hecha la ley sobre la responsabilidad presidencial! ¡Y hecha, además, por una Asamblea desconfiada, rencorosa, republicana!
Entonces el arma rencorosa y cruel de otro cacique, derribó al caballero: su semblante mostraba el último reflejo de una luz que va a apagarse, la hermosa y débil agonía del heroísmo.
En España, la burguesía es despiadada y rencorosa, no pudiendo sufrir que alguien de su clase simpatice con nosotros, y cuando algún hombre de posición se pone de nuestro lado, se le saca en seguida todo medio de vida, obligándolo a que nos abandone, de manera que sólo puede ayudarnos en privado.
Pero fijaos en que aquella juventud de izquierda fue la primera en declararse defraudada cuando, lo que pudo ser ocasión nacional del 1931, se resolvió en una ocasión rencorosa de represalia zafia, persecutoria y torpe, en que pronto se sobrepuso a la alegría colectiva del 14 de abril el viejo anticlericalismo sectario y pestilente de los Albornoces y de los Domingos.
Esto vale tres veces más -añadió-, pero como aquí le vamos a dar un empleo más modesto, no podemos pagar un precio mayor. Este resultado satisfizo a Miguel y desarrugó el ceño de la rencorosa Juana.
En ese caso el esclavo podía ser obligado a doblegarse a la coacción física, pero podía mantener todavía una mente libre y rencorosa hacia su amo; pero en la relación de empleo los hombres buscaban a sus amos y les suplicaban, como favor, que les usasen, en cuerpo y mente, para su beneficio o placer.
Es el triunfo de un sentido materialista de la vida y de la historia; es la sustitución violenta de la Religión por la irreligiosidad; la sustitución de la Patria por la clase cerrada y rencorosa; la agrupación de los hombres por clases, y no la agrupación de los hombres de todas las clases dentro de la Patria común a todos ellos; es la sustitución de la libertad individual por la sujeción férrea de un Estado que no sólo regula nuestro trabajo, como un hormiguero, sino que regula también implacablemente nuestro descanso.
Traducción de Comentario de Ana Pérez Vega - - - - - - - - - - - - LIBRO I 1 Canto las terribles armas de Marte y el varón que, huyendo de las riberas de Troya por el rigor de los hados, pisó el primero la Italia y las costas Lavinias. Largo tiempo anduvo errante por tierra y por mar, arrastrado a impulso de los dioses, por el furor de la rencorosa Juno.
Vol. 2, No. 3 Giraldo, Luz Mary. La vida: rencorosa majestad, Universitas Humanística, Bogotá: Universidad Javeriana. No. 51, año 29.