remordimiento


También se encuentra en: Sinónimos.

remordimiento

s. m. SICOLOGÍA Inquietud, pesar y desasosiego que una persona siente en la conciencia después de cometer una mala acción no puedo vivir con este remordimiento, confesaré que fui yo.

remordimiento

 
m. Pesar interno que queda después de ejecutar una mala acción.

remordimiento

(remoɾði'mjento)
sustantivo masculino
inquietud, pesar y desasosiego que se siente luego de cometer una mala acción No puedo vivir con este remordimiento, le pediré perdón.
Sinónimos

remordimiento

sustantivo masculino
Traducciones

remordimiento

remorse, regret, prick

remordimiento

remorso

remordimiento

rimorso, rimordimento

remordimiento

نَدَم

remordimiento

výčitky svědomí

remordimiento

samvittighedskval

remordimiento

Reue

remordimiento

τύψεις

remordimiento

tunnontuskat

remordimiento

remords

remordimiento

kajanje

remordimiento

良心の呵責

remordimiento

깊은 후회

remordimiento

wroeging

remordimiento

anger

remordimiento

wyrzuty sumienia

remordimiento

раскаяние

remordimiento

ånger

remordimiento

การสำนึกผิด

remordimiento

vicdan azabı

remordimiento

sự ăn năn

remordimiento

懊悔, 悔恨

remordimiento

悔恨

remordimiento

חרטה

remordimiento

SM (tb remordimientos) → remorse, regret
tener remordimientosto feel remorse, suffer pangs of conscience

remordimiento

m. remorse.

remordimiento

m remorse
Ejemplos ?
Una profunda inquietud enseñoreábase de su corazón, y un vago remordimiento de su conciencia; la tardanza de Joseíto habíale robado las escasas horas de reposo que la tos le concedía, al recordar el despecho de su hombre por no poder tenerla como a la flor en el tallo, y el juramento que le hiciera recientemente de satisfacer en breve plazo el capricho suyo que ella había cometido la torpeza de revelarle un día en que un ala del corazón hubiera dado por haber podido eclipsar con su lujo el de su vanidosa rival.
Hacía mentalmente examen de conciencia, queriendo castigar mi alma con el cilicio del remordimiento, y este consuelo de los pecadores arrepentidos también huyó de mí.
De cuando en cuando volvía la cabeza a mirar atrás, no como Héctor hacia su Andrómaca, sino que me parecía oír todavía fuera de puertas el ruido de los abogados y poetas del café del Príncipe; resonaba en mis oídos la canturia monótona de nuestros actores cómicos; oía las silbas dadas a nuestros ingenios clásicos y románticos; perseguíame la deuda interior como un remordimiento; sin embargo, yo no la había arreglado; las reformas eran las únicas que no me perseguían: ellas debían de ser sin duda las perseguidas.
Hágala examinar bien. Con el alma destrozada de remordimiento, Mazzini redobló el amor a su hijo, el pequeño idiota que pagaba los excesos del abuelo.
Vedlas; esta sangre es la de mi antecesor, la de mi hermano, a quien arranque la vida con la corona. Schiwen, el dios del remordimiento y de la expiación, me exige ojo por ojo, corona por corona, vida por vida.
Tezcatlipoca reflejaba en nuestras pantallas interiores, cual monitor, todo lo vivido; lo archivado; y su recuerdo, y su remordimiento; y las esclavitudes a los sentidos; a las pasiones; a lo que retiene el perfeccionamiento personal y social, pero que dialécticamente le sirve de base, de impulso.
Finalmente, el que se altera con el agravio hace demostración que ni tiene cosa alguna de prudencia ni de confianza, y así se juzga despreciado; y este remordimiento no sucede sin un cierto abatimiento de ánimo, rendido y desmayado.
Su mente infantil, curiosa, ansiaba el dulce momento; mas vago remordimiento la roía el corazón, y recostada en su lecho, sin apagar su bujía, luchaba, mas no podía con la loca tentación.
Estos espectros agitados, ¿son pues el pensamiento Del poeta ebrio o son su lamento, o su remordimiento, Esos espectros agitados en turba cadencia, O, simplemente, no son más que muertos?
Al referir todas estas cosas en su diario, Blake expresa un curioso remordimiento y habla del imperioso deber de enterrar el Trapezoedro Resplandeciente y de ahuyentar al ser demoníaco que había sido invocado, permitiendo que la luz del día penetrase en el enhiesto chapitel.
Pero ella me respondió con tantas razones, representando tantas obligaciones que la obligaban a servir a doña Clementa, aun en cosas de más importancia, que mal de mi grado y con remordimiento de mi juicio, hube de condecender con el gusto de doña Estefanía, asegurándome ella que solos ocho días podía durar el embuste, los cuales estaríamos en casa de otra amiga suya.
Sólo estuvo completamente tranquilo el día en que la estatua paterna, arrodillada ante la Religión, impuso su enorme peso sobre aquella fosa, en el fondo de la cual enterró el único remordimiento que hubiera rozado su corazón en los momentos de cansancio físico.