Ejemplos ?
Frankl (1991), para sustentar la voluntad de sentido pone de relieve que el principio antropológico fundamental del ser humano, es esta natural remitencia hacia más allá de sí mismo, ya que sostiene que la apertura proyectiva de los sentimientos y de los actos volitivos y racionales, cuando no se autoclausuran en la propia subjetividad, sino que se expanden desde la propia interioridad hacia la realidad exterior, contribuyen, en la medida que nos trascendemos a nosotros mismos y nos entregamos en el cumplimiento de nuestros deberes, al desarrollo conjuntivo y armónico de nuestras potencialidades humanas, es decir, nos hacemos más humanos.