remanso

(redireccionado de remansos)

remanso

(Del lat. remanere, permanecer.)
1. s. m. Corriente de agua detenida o suspendida en este remanso podemos bañarnos sin peligro.
2. Lentitud o flema en el modo de actuar. parsimonia
3. remanso de paz Lugar tranquilo el parque es un remanso de paz a las horas del mediodía.

remanso

 
m. Detención o suspensión de la corriente del agua u otro líquido.
Lugar tranquilo.
fig.Flema, pachorra, lentitud.

remanso

(re'manso)
sustantivo masculino
1. lugar donde se detiene una corriente de agua Los niños jugaban en el remanso del río.
2. lugar pacífico Esta playa es un remanso de paz.
Traducciones

remanso

eddy

remanso

SM
1. (en río) → pool
2. (= lugar) → quiet place
un remanso de pazan oasis of peace
Ejemplos ?
Los arrullos del viento, gratos y mansos... Los juncos que vegetan, en los remansos... Los claros resplandores del sol naciente, que asoma entre vapores por el Oriente...
Tenia aquel castillo Todo en redor del monte en que se alzaba Un frondoso y ameno parquecillo Donde una arroyo limpio murmuraba; Y entre guijas bullendo, Por entre árboles mil serpenteando, Ya en remansos sus aguas deteniendo, Ya por cuestas sus aguas despeñando, El parque por do quier iba cubriendo De gruesos chopos ó de cesped blando Dando al par su corriente cristalina Música y sombra á la mansion vecina.
Y hace, por no dejarlos, mil descansos entre sus juncos y sus ovas lácias, á la sombra que dan á sus remansos los bosques de naranjos y de acacias.
Un poco más abajo, esta capa de pizarra quebrada en anchos trozos, abría a la corriente numerosas cavidades en que se perdía murmurando, para reaparecer después derramándose entre pintados guijarros. Dejé a un lado mi barreta, y sentándome sobre un trozo de pizarra hundí la mano en uno de esos pequeños remansos.
En sus montañas se asoma el vigor de los pechos vegetales y en las orillas de su río, que baja desde la garganta, haciendo remansos y descansos en blandos sosiegos de lagunas, se escucha un lenguaje de guijarros, cadencias de gorjeos suaves, ruidos de alas maternales apretujadas en los nidos y un dispersar de plumas por las praderas.
Había, además, algunas hazas sembradas de trigo, garbanzos y judías; y, por último, allá en la hondonada un frondoso sotillo, poblado de álamos negros y de mimbreras, hacia cuyo centro iba precipitándose el arroyo y formando, ya espumantes cascadas, ya serenos remansos.
Menciono este pacífico lugar con todas las alabanzas posibles, pues en tales aislados valles holandeses, que se encuentran esparcidos por el Estado de Nueva York, se conservan rígidamente las maneras y las costumbres de la población, mientras que la corriente emigratoria que lleva a cabo tan incesantes cambios en otras partes de este inquieto país, barre todas esas cosas antiguas, sin que nadie se preocupe por ellas. Esos valles son pequeños remansos de agua tranquila, que pueblan las orillas del rápido río.
siempre rebosando; si las sencillas ninfas argentinas contigo temerosas profugaron, y el peine de carey allí escondieron, con que pulsan y sacan sones blandos en liras de cristal, de cuerdas de oro, que os envidian las deas del Parnaso; desciende ya, dejando la corona de juncos retorcidos, y dejando la banda de silvestre camalote El camalote es un conocido yerbazo, que se cría en los remansos del Paraná.
¡Cómo te dilatas manso, y enamorado murmuras, músico de notas puras, entre una y otra flor! ¡Qué artificioso revuelves y formas remansos bellos, porque se retrate en ellos su hermosura y esplendor!
Y rodó, deslizándose voluptuosamente, a lo largo de las floridas orillas, evitando todo contacto impuro, sin ponerse al alcance de las raíces ni de las aves, y huyendo de pasar por las branquias de los pececillos que pululaban en los remansos.
Y, en fin, en la Soledad primera compara las islas de Oceanía con las ninfas de Diana cazadora en los remansos del río Eurotas: De firmes islas no la inmóvil flota de aquel mar del Alba te describo, cuyo número, ya que no lascivo, por lo bello agradable y por lo vario la dulce confusión hacer podía que en los blancos estanques del Eurota la virginal desnuda montería...
Los palitos hinchados de burbujas, que comenzaban a orlear los remansos, y el bigote de las pajas atracadas en un raigón hicieron por fin comprender a Subercasaux lo que iba a pasar si demoraba un segundo en virar de proa hacia su puerto.