Ejemplos ?
LA LIBERTAD NO ES MAS QUE UNA IDEA. EL LIBRE PENSAMIENTO. ORO, RELIGION, INDEPENDENCIA. EL ENEMIGO INTERIOR. LA MULTITUD, LA ANARQUIA.
Lo que sí tiene tres pares de perendengues, en materia de milagros, y que yo creo á pie juntillas porque lo asegura el padre Torrubia, que fui la veracidad andando, es..., es que al muerto le habían crecido las barbas y que éstas le llegaban hasta la cintura, lujo de que no disfrutó ni el mismo Jaime el Barbudo. (1) Chronica de la Seraphica Religion del Glorioso P.
Pues aunque hay del rey Egica Quien se empeña en elogiar La religion y grandeza (54) Y prendas de ánimo real, Yo confieso llanamente Que por mas que ando tenaz A caja de sus virtudes No doy con una jamas.
En nombre, pues, de la Religion, de la moral y del arte, las obras de Ortego deben condenarse á perpétua oscuridad, que si no tenemos Murillos y Velazquez, á lo menos que no tengamos quien manche nuestra historia artística con indecentes mamarrachos.
Habian estos tenido lugar para informarse de todas las grandes proezas executadas por los Españoles en obsequio de la religion, y leido las memorias del célebre obispo de Chiapa, donde cuenta que degolláron, quemáron ó ahogáron unos diez millones de idólatras Americanos por convertirlos á nuestra santa fé.
Mas hubiera perdido la Religion y el Estado sin ellas: su fruto, en pocos años, fué por una parte la conversión de mas de 40 familias de Moros y Judíos, y por otra sus preciosos escritos, entre ellos las Adiciones á las Apostillas de Nicolas de Lira, los tratados de Coema Domini, y de Genealogía J.C., el Escrutinio de las Escrituras, y la Suma de las crónicas de España .
La Medicina de las pasiones, ó las pasiones consideradas con respecto á las enfermedades, las leyes y la Religion, por Descurrel, 1842.
Exterminada la insurreccion, perdonado de mis excesos, con especialidad de los que haya cometido contra la religion y sus ministros, contra el respeto de sus jefes, pastores é inquisidores, como sumisamente lo suplico, ¿con que satisfacción me hechare sobre los brazos de un Dios, que si como justo debe sentenciar, como padre piadosísimo me llama y me dá tiempo para desengañando al mundo y arrepintiendome, se vea en la suave precision de decidir mi eterna suerte, segun las promesas que nos ha hecho de que en cualquier dia que se convierta el pecador, echará en perpetuo olvido todas sus iniquidades?
Es de advertir que el pueblo tiene por los soldados que salen de su seno una simpatía profunda, en que se mezcla la lástima y la admiración: míranlos como víctimas, sí, pero víctimas consagradas a una santa causa, esto es, la de su religion, la de su rey y la de la independencia, no individual, sino la del país, como se defendía en la heroica e inmortal guerra, que por lauro y distintivo ha conservado esta denominación.
Aunque hasta ahora nadie lo habia indicado, resulta evidente del más somero estudio de las obras de Villalobos, que éste era de familia de judíos, y es de presumir que lo fué él mismo, pues le llaman, y él se reconoce, confeso; es decir, que habia profesado la religion mosaica.
Pero por una mujer se perdio el mundo; y por una Da- lila le cortaron el cabello a Sanson; y por una Bethsabe el santo rey David perdio hasta el seso y la santidad; y por una dona Leonor Hurtado se supo que el padre de las quintillas era fray Juan Gutierrez, de la religion agustinia- na.
DE BASARSE EN LA RELIGION, EN LA FE EN DIOS Y EN LA FRATERNIDAD HUMANA, LA LIBERTAD PODRIA SER INOFENSIVA; SI LA LIBERTAD DESCARTARA LAS IDEAS DE IGUALDAD, QUE CONTRADICEN LAS LEYES DE LA CREACION (QUE A SU VEZ ESTABLECE LA SUBORDINACION), PODRIA EXISTIR EN EL GOBIERNO SIN SER PERJUDICIAL A LA PROSPERIDAD DEL PUEBLO.