relato


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con relato: cuento

relato

(Del lat. relatum.)
1. s. m. LITERATURA, PERIODISMO Acción de relatar o contar un suceso de forma detallada el comisario escuchó su relato de los hechos. exposición
2. LITERATURA, PERIODISMO Exposición oral o escrita de sucesos ficticios que se hace con fines didácticos o de entrenamiento estoy leyendo un libro de relatos de terror. cuento, narración

relato

 
m. Acción de relatar (referir).
Narración, cuento.

relato

(re'lato)
sustantivo masculino
1. acción de relatar o contar un suceso de forma detallada El relato de sus vacaciones duró casi dos horas.
2. literatura narración breve en la que se desarrolla una trama de hechos Me regalaron un libro de relatos policiales.
Sinónimos

relato

sustantivo masculino
Traducciones

relato

příběh

relato

historie

relato

tarina

relato

histoire

relato

priča

relato

物語

relato

이야기

relato

verhaal

relato

historie

relato

história

relato

historia

relato

เรื่องราว

relato

öykü

relato

câu chuyện

relato

故事

relato

История

relato

故事

relato

SM (= narración) → story, tale; (= informe) → account, report
Ejemplos ?
He aquí, amigos míos, lo que elogio en Sócrates y de lo que le acuso, porque he unido a mis elogios el relato de los ultrajes que me ha inferido.
- ¿Qué dijo? -preguntó el Capitán general, profundamente afectado por aquel relato-. - Dijo: «Caballeros, lo que vamos a hacer no lo sabrá nunca Parrón.» - Nunca..., nunca...
Te conozco demasiado para necesitar que me expliques tus actos positivos o negativos. ¡Bástame con el relato de estos señores! El Capitán, en quien ya se había notado el profundo respeto...
-¿Y qué fue lo que le contestó la Paloma? -le preguntó al señor Curro el Tabarreroso, lleno de impaciencia por oír el final del relato.
Y la hombrá más grande que yo conozco del Niño es una de ésas que usté dice; una en que el hombre tuvo que darse la mar de contravapor pa no tener que buscarse una ruina. -A ver, cuéntenos usté eso -dijo el señor Curro el tabernero, a la vez que se sentaba para oír más cómodamente el relato.
-Pos bien -exclamó la Rabicortona continuando el relato que comenzara el Cerote-, el Greñitas y el Azúcar estaban dambos a la vez más locos que cencerros por la Tururú, la que, dicho sea con perdón de ustedes, pa mí no es una mujer, sino un catite...
Remontaron el vuelo, y el ángel dio principio a su relato: -En aquel angosto callejón, en una baja bodega, vivía un pobre niño enfermo.
«Klumpe-Dumpe se cayó por las escaleras y, con todo, obtuvo a la princesa. De modo que así va el mundo» -pensó, creyendo que el relato era verdad, pues el narrador era un hombre muy afable-.
-¿Vas a contarnos un cuento –le preguntó la Reina-, uno que tenga profundo sentido y sea instructivo? -Pero que al mismo tiempo nos haga reír -añadió el Rey. - De acuerdo -respondía el mozo, y comenzó su relato. Y ahora, atención.
La confesión que me dispongo a hacer, añadirá uno más a los innumerables ejemplos de esta verdad. El carácter de mi relato me obliga a ser bastante minucioso.
Aquí escribiremos, comenzaremos el antiguo relato del principio, del origen, de todo lo que hicieron en la ciudad Quiché los hombres de las tribus Quiché.
tras las fachadas, por las calles, sobre las azoteas, en un rincón, en las plazas, en los mercados, en las construcciones, en la misérrima vivienda o, tal vez detrás, abajo o muy dentro de sí, donde nadie, ni ellos mismos se podrían encontrar. Seres repetibles infinitamente a quienes no se ha dedicado un verso, una relato y, en ocasiones, las más, ni una palabra.