reiterativo


También se encuentra en: Sinónimos.

reiterativo, a

1. adj. RETÓRICA Que se reitera o repite la muerte es un idea reiterativa en su obra. reiterante
2. GRAMÁTICA, RETÓRICA Que expresa reiteración frase reiterativa; prefijo reiterativo. repetitivo

reiterativo, -va

 
adj. Que tiene la propiedad de reiterarse.
Que denota reiteración.
gram. Díc. del verbo, y p. ext., de la oración en que aparece, que significa una acción repetida: martillear o besuquear, así como de las palabras que están formadas por la repetición de un mismo elemento: tictac, trastrás.

reiterativo, -va*

(rejteɾatiβo, -βa)
abreviación
que se repite No seas reiterativo, esto me lo has contado muchas veces.
Sinónimos

reiterativo

, reiterativa
adjetivo
2 (leng.) frecuentativo* (leng.).
Traducciones

reiterativo

iterativo

reiterativo

ADJreiterative
Ejemplos ?
Si este tipo de interpertaciones se vuelve reiterativo, la persona estaría teniendo una conducta irracional, es decir, patólogica.
El viernes, 23 de noviembre de 2012 recibieron quejas de sonidos oídos desde el cielo en Comodoro Rivadavia, similar a una trompeta, un extraño y reiterativo ruido sonó durante algunas horas sobre las cabezas de los habitantes de la ciudad chubutense.
Otros, como el dedicado a Lope de Vega, fueron criticados por el uso ilustrativo de la imagen como soporte de un texto excesivamente literario y lírico para el medio televisivo, señalando que el recurso de presentar un sólo actor que dialoga con voces en off podía resultar reiterativo «y hasta tedioso» por muy buenos que fueran los textos.
Llegada la batalla contra el mal, todo es obvio, reiterativo, tedioso y mil veces visto.» Horacio Bernades, del diario Página 12, llegó a afirmar que el filme parodiaba a su predecesora, diciendo, «Los códigos de la secuela la llevan a funcionar por multiplicación; los de la parodia, a comentarse sarcásticamente a sí misma.
El sistema Wright es un refinamiento del sistema del Senado Australiano en el que se reemplaza el proceso de distribución y segmentación de preferencias por un proceso de cuenta reiterativo en el cual la cuenta es puesta a cero y reiniciada cada vez que se excluye un candidato.
Es decir, mientras que en un núcleo no Levallois centrípeto bifacial ambas caras son equivalentes, pues ambas se explotan para extraer lascas (de ahí, su morfología biconvexa, visto de perfil); un núcleo Levallois reiterativo, en cambio, es planoconvexo porque cada cara tiene una función diferente: una actúa de plataforma de percusión periférica y, la otra, de zona de explotación centrípeta.
Las lascas también son invasoras, aunque no tanto y tienen la particularidad añadida de que, su negativo sirve para preparar la extracción de la lasca siguiente, por eso el método reiterativo proporciona piezas cuya cara superior tiene varios negativos de lascado, uno de los cuales puede ser más grande que los demás, al ser el resultado de alguna otra lasca obtenida anteriormente.
Quizá la oposición más rotunda a aceptar la existencia de un Método levallois reiterativo para lascas (completamente diferente de las técnicas centrípetas discoides) se encuentren en ciertos autores como Peresani o Slimak, para quienes ambos procedimientos pertenecen a un mismo concepto, aunque también encontramos autores españoles o franceses dentro de esta tónica.
Dado que los negativos de las hojas ya extraídas, al ser longitudinales y casi paralelos, sirven para preparar la extracción de la hojas siguientes (dirigiendo las ondas de fractura), no es necesario volver a acomodar la superficie del núcleo para continuar explotándolo; por eso se dice que éste es un método de extracción reiterativo (o recurrente).
Tanto el núcleo Levallois reiterativo, como el Discoide comparten una estrategia de explotación centrípeta muy rentable; pero, mientras que el Levallois tiene una superficie principal de explotación con un pandeo muy escaso, casi plano, el núcleo discoide las tiene muy curvadas, prácticamente (bi)piramidales o, cuando menos, claramente (bi)convexas.
En el primero de ellos, de 1963 a 1975, Le Clézio exploró la locura, el lenguaje reiterativo, la escritura torrencial y se dedicó a la experimentación, al igual que hicieron autores contemporáneos suyos, como Georges Perec y Michel Butor.
En 2011, el museo de Bellas Artes de Badajoz realiza una exposición antológica de Megía, que se puede considerar fallida, al presentarnos al pintor más académico y menos íntimo, con un discurso expositivo reiterativo y cargado, que no permite ver su evolución ni su singularidad.