reinos de taifas

taifas, reinos de

 
hist. Conjunto de pequeños reinos, políticamente independientes, en que se fraccionó el califato cordobés al ser destronado Hixem III (1031). Según el origen de sus gobernantes se dividían en tres tipos diferentes: andalusíes, eslavos y beréberes. Los más importantes fueron los de Sevilla, Badajoz, Valencia, Málaga, Almería, Denia y Granada. En las cortes de algunos de ellos (Sevilla, Badajoz, etc.) surgió una gran cultura.
Ejemplos ?
Su labor de unificación territorial también quedó más tarde desbaratada por la fragmentación de la zona en el siglo siguiente en reinos de taifas.
Sus costumbres fueron relajándose, a pesar de que, por regla general, impusieron una observación de los preceptos religiosos del islam mucho más rigurosa que lo que era habitual en los primeros reinos de taifas.
El golpe de gracia fue la sublevación del distrito de Mértola en 1144, donde se impuso como rey el místico Ibn Qasi, dando lugar al periodo de los segundos reinos de taifas.
Los bereberes componían hasta un 20% de la población del territorio ocupado. Después de la caída del califato, los gobernantes de los reinos de taifas de Toledo, Badajoz, Málaga y Granada eran bereberes.
Los almorávides volvieron a la península (1088), pero esta vez no sólo combatieron a los cristianos, sino que fueron conquistando uno a uno todos los reinos de taifas.
A partir de entonces el aislamiento propiciado por la Cordillera Cantábrica, el traslado de los centros de decisión del Reino y el movimiento de la frontera con los reinos de taifas de al-Ándalus hace que las referencias históricas sean escasas.
La poesía árabe del siglo XV tenía autores de poesía báquica (poesía en honor al vino) dando lugar a especializaciones particulares como la denominada hamriyya (muy popular entre los poetas árabes de los reinos de taifas en el al-Ándalus).
En 1212, a raíz de la batalla de las Navas de Tolosa el poder de los almohades empieza a declinar, dando origen a los llamados Terceros reinos de Taifas, entre los que destacará la Taifa de Murcia creada en 1228 y que, bajo el mandato de Ibn Hud, extenderá su dominio sobre todo Al-Ándalus, con excepción de las taifas de Valencia y Niebla.
Durante el período de dominación islámica, la villa tuvo un momento de efímero esplendor en el siglo XII, en que en virtud de una de las divisiones administrativas producida en los reinos de Taifas fue convertida en cabeza de un Iqlim, ya que el Castillo de Enguera ocupaba una posición clave dentro del dispositivo estratégico-militar de la zona.
En España, simultáneamente a la disolución del Califato de Córdoba (en guerra civil desde el 1010 y extinguido el 1031), se creó un vacío de poder que los reinos feudales cristianohispánicos de Castilla, León, Navarra, Portugal y Aragón (fusionado dinásticamente con el condado de Barcelona) intentaron aprovechar, expandiéndose frente a los reinos de taifas musulmanes en la llamada Reconquista.
Ha cultivado el ensayo, la narrativa, el reportaje, la literatura de viajes o las memorias: Coto vedado (1985), En los reinos de Taifas (1986) y Memorias (2002), que reúne los dos volúmenes anteriores.
En 929 Abderramán III proclama el califato de Córdoba, lo que supone la separación definitiva del califato de Bagdad. En el año 1031 se fragmenta el califato cordobés, formándose numerosos reinos de taifas frecuentemente enemistados entre sí.