Ejemplos ?
La zanja de los prejuicios étnicos se ahondará hasta ser abismo que la civilización tardará siglos quizá en rellenar; la intervención cumplirá obra contraria al sueño de los humanitaristas que la creen salvadora; determinará una regresión psicológica en los dos pueblos; y, ya demasiado tarde por desgracia, hará comprender a los jingoístas yankees la torpeza cometida, porque la contienda no se decidirá en grandes batallas; los acorazados, los ejércitos, los grandes cañones son inútiles en la guerra de las guerrillas modernas, el arma suprema de los pueblos oprimidos, con la cual la fuerza invisible de los oprimidos puede destrozar día a día, año tras año las aparatosas fuerzas de las masas militares.
Triunfante la clase obrera y en posesión de los medios opresores, al punto se convertiría en un mandarinato de burgueses tan opresores y egoístas como los señores feudales y los patrones modernos. Se consumaría una regresión al régimen de castas, con una sola diferencia: la inversión en el orden de los oprimidos.
Era necesario rectificar las tendencias de un modelo industrial que estaba propiciando sus propios estrangulamientos no solamente a través del desempleo y el subempleo de su propia capacidad instalada y de su propio capital. ¡Y a esto pretenden llamar racionalidad algunos voceros de la regresión!
Si logras superar todas las pruebas que te asaltarán en las dimensiones de lo macabro, tendrás la oportunidad de cumplir una segunda vida de perfección; si no, quedarás hundido en la maldad eterna de la regresión.
Si como profesores sólo informamos mecánicamente, hacemos títeres repetitivos y esclavizados; producimos loros maquinísticos; pero si guiamos a nuestros alumnos para que “florezcan”, como diría poética y filosóficamente nuestro mundo prehispánico; se transformen y transformen su medio enaltecedoramente, crearemos seres humanos conscientes de su responsabilidad en el trabajo creador para el mejoramiento de la colectividad; esto es, seres humanos nuevos; o acaso en una regresión cualitativa...
Ustedes tienen que salir de la lógica que podemos tener los adultos, porque los adultos estamos entre lo viejo y lo nuevo; operamos con las viejas categorías, de un mundo que se está terminando, de categorías políticas, sociales y culturales que no existen. Entonces tenemos la tendencia a lo que se llama la "regresión adolescente", que es lo que estamos viviendo en este país.
Esta regresión es una de las más importantes peculiaridades psicológicas del proceso onírico; pero no debemos olvidar que no es privativa de los sueños.
Lo que queremos es mirar hacia el porvenir y buscar para Chile una salida racional, pacífica y posible, para que el país no viva en la regresión sino que evolucione de acuerdo a su personalidad histórica.
Ante la caducidad del modelo neoliberal, que impuso Norteamérica y sostuvieron sus partidos de la derecha boliviana; ya no se debe volver a este mismo sistema, que ha demostrado ser ineficaz para Bolivia, porque ello nos representaría una regresión política e histórica.
En cambio, el pastor protestante argüía que las dotes proféticas de mi primo tenían origen en una fuente diabólica- Algunos marineros pensaban que lo más práctico sería atarle un plomo al cuello y lanzarlo al mar, pero todos rezaban con más asiduidad, y semejante regresión indicaba en estas personas un saludable temor por el destino de sus pellejos.
Evocó esta oradora contra el militarismo contra el cual tuvo palabras de condenación, por entender que los procedimientos utilizados en estos días contra los obreros significaban una regresión a épocas que ella creía desaparecidas para siempre.
Ello me ha llevado a efectuar un doble proceso crítico; por un lado de regresión diacrónica a lo que cuasi-humorísticamente denominaríamos educación cavernícola, o mejor, estadios cavernícolas de la educación, aunque hayan producido grandes representantes individualistas, desde el siglo V antes de Cristo hasta el siglo XX después del mismo, y por otro, un gran salto cualitativo a lo futuro inmediato, del cual el siglo XXI puede constituir la base (si los educandos cavernícolas nos lo permiten) de una educación revalorada de proyectividad creadora con intenciones cósmicas, esto es, de preparación para cuando llegue el momento de tener que abandonar a este planeta Tierra, por sobrepoblación o por agotamiento, aunque, suene a fantaciencia.