regio

(redireccionado de regios)
También se encuentra en: Sinónimos.

regio, a

(Del lat. rex, regis .)
1. adj. HISTORIA, POLÍTICA Del rey, de la reina o de la realeza. real
2. Que es suntuoso o magnífico ofrecieron un regio espectáculo . grandioso
3. Argent., Chile, Urug. Que es muy bueno o excelente.

regio, -gia

 
adj. Real (relativo al rey).
fig.Suntuoso, magnífico.

regio, -gia

('rexjo, -xja)
abreviación
1. historia política que pertenece a la realeza o relacionado con ella facultad regia de autorizar las normas eclesiásticas
2. humilde que llama la atención por su magnificencia y lujo La casa nueva tiene un salón regio.
3. idea, lugar, objeto austero que es muy bueno Tienen un automóvil regio.

regio


adverbio
usado para manifestar la aceptación de algo de manera entusiasta -¿Quieres salir a comer? -¡Regio!
Sinónimos

regio

, regia
Traducciones

regio

royal

regio

regio

regio

regio

regio

REGIO

regio

Regio

regio

Regio

regio

Regio

regio

A. ADJ
1. (= real) → royal, regal
2. (= suntuoso) → splendid, majestic
3. (Andes, Cono Sur) (= genial) → great, terrific
B. EXCL (Andes, Cono Sur) → great!, fine!
Ejemplos ?
Nota: la frontera necesaria para asegurar que este artículo 4 se llevará a cabo será trazada de la siguiente manera: Desde el Piz Umbral en el norte del Stelvio, seguirá las cumbres de los Alpes Regios hasta las fuentes del Adigio y del Eisach; a continuación, seguirá los montes de Brennero y los picos de Reschen Oetz y Ziller.
Por ello, si se requiere que todo joven obtenga los rasgos necesarios y características del ser humano en el amplio y único del vocablo: creativo, solidario, responsablemente libre y deseoso de saber a fuerza de voluntad, es indispensable que desde el instante de tomar conciencia de su importancia como integrante de un conglomerado social, sepa cuáles son sus funciones dentro del mismo y surja así a la vida con la convicción plena de que solamente mediante la superación y el perfeccionamiento de nuestra personalidad han de obtenerse los frutos regios de la felicidad tanto individual como colectiva.
Las luces y las sombras de la ciudad; esa grandeza misteriosa que adquieren las hiladas de edificios en las horas nocturnas; las masas imponentes de los jardines de arrogante arbolado, entrevistas a derecha e izquierda; el espejear del río, ancho y majestuoso bajo la espaciada diadema de sus regios puentes...
Con noble orgullo y con mirar ufano, de tus regios estados en mitad, desde un confín a otro confín lejano abarcas su encendida vastedad.
Cual respondiendo a la queja de Wagner, nocturno viento, con melancólico acento, en los sauzales se queja; mi Pesimismo se aleja al compás de tus arpegios; y brillantes florilegios de ritmos pueblan las frondas que visten lunares blondas de plata y encajes regios...!
Europa sentíase alarmada ante las conmociones de Francia, próxima a dar a luz algo nuevo y monstruoso; agitaciones, motines, las fortalezas reales tomadas al asalto por el populacho, los reyes en peligro, después, con lenta degradación de la Monarquía, su fuga infructuosa, la invasión de las Tullerías, la prisión, el suplicio de los regios parientes.
Creo yo que tiene él o diez mil o más escrituras, y no así, como se hace, en un palimpsesto referidas: papiros regios, nuevos libros, nuevos ombligos, cinchas rojas de membrana; alineadas a plomo y con pómez todas igualadas.
Entonces, cual con su aflato matutino el céfiro estremece el plácido mar y suscita proclives olas, 270 la Aurora al surgir por los umbrales del errante Sol, las cuales, tardamente primero, por su clemente soplo empujadas avanzan y levemente suenan con el plañir de la carcajada, tras ello, el viento al crecer, más, más se incrementan, y, con la purpúrea luz, de lejos nadando, refulgen: 275 así entonces del vestíbulo abandonando los regios techos a su casa cada uno con errante pie por doquier se retiraban.
Al entrar en ella encontróse con un mocito, el cual le preguntó: - ¿De dónde vienes y qué buscas aquí? -maravillado de su hermosura, de sus regios vestidos y de la estrella que brillaba en su frente.
Recojamos en una sola las descripciones llenas de colorido que daban al Rey sus vecinos y comisionados Regios hacia fines del siglo XVI.
Castilla no es aquella tan generosa un día, cuando Myo Cid Rodrigo el de Vivar volvía, ufano de su nueva fortuna y su opulencia, a regalar a Alfonso los huertos de Valencia; o que, tras la aventura que acreditó sus bríos, pedía la conquista de los inmensos ríos indianos a la corte; la madre de soldados, guerreros y adalides que han de tornar cargados de plata y oro a España, en regios galeones, para la presa, cuervos; para la lid, leones.
¡De mil desamadas bellas Ser vista, pasando entre ellas Como aurora, Como hurí del embeleso Regalada con un beso Del que adora! ¡Contemplar la nave turca Cuando levemente surca La mar honda, Para dos regios amantes Cargada con los diamantes De Golconda!