regalista

(redireccionado de regalistas)

regalista

1. adj. HISTORIA Del regalismo.
2. adj./ s. m. y f. HISTORIA Que es partidario del regalismo.

regalista

 
adj.-com. Díc. del defensor de las regalías de la corona en las relaciones del Estado con la Iglesia.
Traducciones

regalista

regalista
Ejemplos ?
En junio de 1767 fue apresado y enviado al destierro, junto a otros cuarenta miembros de su orden, por aplicación de un decreto de las políticas regalistas del Conde de Aranda, ministro del rey Carlos III de España.
Autorizó la vuelta de los ilustrados jesuitas, tras una expulsión y exilio difícilmente justificables, decretados por Carlos III a instancias del conde de Campomanes y de otros regalistas.
Así, el militar Cornelio Saavedra, fray Cayetano Rodríguez, fray Francisco de Paula Castañeda, el presbítero Pedro Ignacio de Castro Barros, el licenciado Manuel Belgrano, Esteban Agustín Gascón, Gregorio García de Tagle, entre muchos otros, fueron defensores del pensamiento católico y de la Iglesia en contra el anticatolicismo de los grupos liderados primero por Mariano Moreno y Juan José Castelli, y después por Bernardino Rivadavia quien se valió de políticas regalistas y laicisantes.
El concordato de 1753 abrió una nueva etapa en las relaciones Iglesia-Estado, pero el objetivo episcopalista y conciliarista perseguido por algunos regalistas e ilustrados como Mayans, no se consiguió porque la Iglesia española quedó bajo el control del soberano, no de del concilio de los obispos presididos por el rey como aquellos proponían.
Las reformas se centraron en la cuestión agraria; colonización de sierra Morena, en las medidas regalistas, en el apoyo a las Sociedades Económicas de Amigos del País y en la elaboración del llamado Censo del Conde de Aranda (1768-1769), el primer censo de población que se hizo en España.
Luego del triunfo liberal (1855), fue elegido senador por Pataz (1858-1859), continuando su labor opositora, esta vez contra Castilla, dirigiendo en su cámara el grupo liberal y donde logró gracias a sus dotes oratorias la supresión de los diezmos y la defensa de los derechos regalistas en la elección de los obispos.
No obstante, los derechos de los reyes Habsburgo eran ya en el siglo XVII, y lo venían siendo desde los Reyes Católicos, bastante mayores que los de los franceses contemporáneos (control de la Inquisición, derecho de presentación de obispos, patronato regio o de Indias, participación en diezmos, etc.). No faltaron teóricos que podemos considerar regalistas en el siglo XVII, como Francisco Salgado.
Una vez estando en el poder, los conservadores se percataron de las prácticas regalistas de Maximiliano, más cerca de las políticas liberales que de las conservardoras, por lo cual perdió su apoyo.
Una inscripción que se conserva en el zaguán recuerda que aquel primer edificio fue obra del arquitecto José de Villarreal, hasta que al inicio del siglo XVIII, el nuncio Pompeyo Aldrovandei compró el resto de las fincas y encomendó la reforma de la sede a Manuel de Moradillo, obra llevada a cabo hacia 1735; En ese año de 1735 anota Répide que fue cerrada la Nunciatura por las tendencias regalistas de los ministros de los primeros borbones españoles.
Por si ello fuera poco, un precedente importante de las reclamaciones regalistas del XVIII frente a la Santa Sede lo tenemos en el Memorial que, en 1633, habían presentado a Roma en nombre de Felipe IV el obispo de Córdoba Pedro de Pimentel y el consejero de Castilla Juan de Chumacero, reclamando contra los abusos de la intervención del Papa en el interior de la Monarquía Católica.
En el siglo XVIII, con España y las Indias bajo la dinastía de los Borbones, se extendieron las ideas regalistas añadidas a la propia tradición regalista española (Chumacero y Pimentel, en el siglo XVII, Macanaz en la primera mitad del siglo XVIII).
La consolidación del absolutismo en los países católicos y la asunción de las ideas regalistas dio lugar al máximo desarrollo de las teorías defensoras del Derecho divino de los reyes, lo que supuso que el monarca se atribuyera una serie de iura maiestatica circa sacra que le facultaban a intervenir en los asuntos eclesiásticos, como por ejemplo en España, el regio patronato, el pase regio o el recurso de fuerza en conocer.