regañadientes


Búsquedas relacionadas con regañadientes: trastada, atestiguar, reforzar, antemano, mermar, pasadizos, tapujo, traspasar

regañadientes

loc. adv. Se usa para indicar que una cosa se hace de mala gana o a disgusto en la expresión a regañadientes obedece siempre pero a regañadientes.

regañadientes, a

 
loc. adv. Hacer algo de mala gana y refunfuñando.

regañadientes (a)

(reγaɲa'ðjentes (a))
loc. adv.
de mala gana, a disgusto Hizo los mandados a regañadientes.
Traducciones

regañadientes

widerstrebend

regañadientes

à contrecœur

regañadientes

勉强

regañadientes

勉強

regañadientes

neochotně

regañadientes

마지 못해

regañadientes

motvilligt

regañadientes

a regañadientes ADVunwillingly, reluctantly
Ejemplos ?
El elegido será Menelao, que recordará varios años más tarde el juramento, que obligará a numerosos jefes griegos a participar en la guerra de Troya. Odiseo, entre ellos, accederá a regañadientes pues estará disfrutando de su amor con Penélope, y no quería abandonarla.
En este punto terció el jefe Potawatomi, Winnemac —quien profesaba amistad hacia los estadounidenses— para contrarrestar los argumentos de Tecumseh frente al grupo que éste dirigía, y les pidió a los guerreros que se fueran en paz cosa que hicieron a regañadientes.
El poder demostrar una proposición le produjo a Russell una inmensa satisfacción, que sin embargo se vio frustrada cuando su hermano le dijo que tendría que aceptar ciertos axiomas sin cuestionarlos o de otra manera no podrían seguir, cosa que le decepcionó profundamente. Acabó admitiéndolos a regañadientes pero sus dudas sobre dichos axiomas marcarían su obra.
Tras otro ataque fallido, perpetrado por la cazarrecompensas Zam Wesell, fue rescatada por los dos Jedi y se decidió que se ocultara en Naboo. Padmé accedió a regañadientes y cedió temporalmente su puesto al gungan Jar Jar Binks.
En junio de 1884, el gobernador francés de Cochinchina fue a Nom Pen, la capital de Norodom, y exigió la firma de un tratado que establecía cambios de gran alcance, tales como la abolición de la esclavitud, la institución de la propiedad privada de la tierra y el establecimiento de residentes franceses en ciudades del interior. Consciente de la presencia de un buque de guerra francés frente a su capital, el rey firmó el acuerdo a regañadientes.
Hitchcock accedió a regañadientes reunirse con Stefano, quien había trabajado en dos películas como guionista (Anna di Brooklyn, 1958; The Black Orchid, 1958).
Todo lo que pudo obtener Escipión fue la provincia de Sicilia, con permiso para cruzar a África, si era en beneficio de la República, pero el Senado se negó resueltamente a darle un ejército, con lo que la autorización concedida a regañadientes carecía de utilidad práctica.
En el manejo de las tareas de rutina, fue "sistemático, ordenado, enérgico, preocupado de la opinión de los demás, pero decisivo, decidido a los objetivos generales y con coherencia en las acciones particulares con ellos". Washington sirvió un segundo mandato como presidente a regañadientes.
Aunque hubo ciertas tensiones en Montecarlo e Indianápolis resueltas a regañadientes, en el Gran Premio de Hungría de 2007, el equipo no sumó puntos para el campeonato de constructores, a pesar del primer puesto de Hamilton y el cuarto de Alonso.
Ten buen corazón. Juan (A regañadientes.) Está bien mujer. (Se oyen fuertes ladridos y ayes de JEREMÍAS.) Jeremías (Dentro.) ¡Ay!
Pero lo importante es que usted, aunque sea a regañadientes, reconozca la realidad de las influencias que han obrado sobre el espíritu originario de España; porque hay quien lleva su exclusivismo hasta a negarlas; quien cree ya extirpadas las raíces del paganismo, y quien afirma que los árabes pasaron sin dejar huella; sueñan que somos una nación cristiana, cuando el cristianismo en España, como en Europa, no ha llegado todavía a moderar ni el régimen de fuerza en que vivimos, heredado de Roma, ni el espíritu caballeresco que se formó durante la Edad Media, en las luchas por la religión.
Chusma llamaban al almacenero que pretendía cobrar sus habichuelas, chusma a la tendera a quien habían sonsacado unos metros de puntillas, chusma al carnicero que bramaba de coraje cuando por entre los postigos, a regañadientes, se le gritaba que "el mes que viene sin falta se le pagaría".