Ejemplos ?
Condujo a don Luis el árabe a un voluptuoso baño que de agua llenaba un caño destilada de azahar, donde esclavas le sirvieron refrescos en ricas copas, y sutilísimas ropas con que su cuerpo enjugar.
Así me hallaba experimentando tal tormento cuando ante mis ojos, en una puerta que estaba frente a mí, aparecieron unos exquisitos refrescos y unos pequeños helados que no lograba distinguir perfectamente.
Se podría afirmar que en el fondo era despreciado por ellos, pues veían en él, al niño consentido de papá que se comportaba a la altura de su infantilidad, pero al cual podían sacarle refrescos y bocadillos dándole por su lado.
Dotada de una voz celestial, acompañábase en el clave, la vihuela o el arpa, que era hábil música, cantando con suma gracia cancioncitas profanas en la tertulia que de vez en cuando la permitía dar la superiora, cautivada por el talento, la travesura y la belleza de Isabel. Esas tertulias eran verdaderas fiestas, en las que no escaseaban los manjares y las más exquisitas mistelas y refrescos.
Dejamos atrás la ensangrentada puerta de Bab Merod, en cuyas saeteras se exponían las cabezas de los ajusticiados. Nos detuvimos a beber unos refrescos en una choza de juncos a la entrada del cementerio de Bab Fetoh.
Se incrementaron las tasas del impuesto sobre producción de aguas envasadas y refrescos, y a iniciativa de varios señores diputados federales se elevaron, también, sobre la producción y consumo de cerveza y sobre el envasamiento de bebidas alcohólicas.
Como resultado de las diversas medidas que han quedado reseñadas, especialmente la previsión de almacenamientos y reservas, los artículos de consumo popular: masa de maíz, tortillas, harina de trigo, pan blanco, leche popular, huevo, azúcar, jabones y detergentes, refrescos embotellados, petróleo diáfano, carbón vegetal y otros similares, mantuvieron sus precios sin variación.
Las damas se abanicaban impacientes; los galanes, por hacer algo, las atendían con refrescos y confitados; el pueblo murmuraba, y los bichos se daban de cabezadas contra las trancas del toril, situado en la esquina de la pescadería.
Si no comiera bien… quizá lo habría, pero... En la secundaria, y entre clase y clase, soy un asiduo visitante de la cooperativa... Dulces, tortas, refrescos... ¡Todo!
Los muchachos íbamos hasta alguna tienda para comprar refrescos y golosinas y de paso colocar algunas monedas en la sinfonola, si acaso la había, para hacer atisbos de baile.
Día y noche nos acosa la propaganda subliminal para inducirnos al consumo de bebidas alcohólicas, de tabaco, de refrescos, de productos chatarra, muchos de ellos nocivos a la salud.
Y también la Procuraduría Federal del Consumidor, nos dice que los principales productos en los cuales existen violaciones a la actual Ley del Consumidor, son los siguientes: Carne de res, leche, refrescos, margarina, galletas, chiles envasados, huevo, medicamentos, artículos escolares y gas.