refresco

refresco

1. s. m. Bebida muy fría con sabor a frutas u otras sustancias que se toma para quitar la sed refresco de naranja; refresco de limón.
2. Alimento y bebida ligeros que se toman para reponer fuerzas nos detendremos un momento para tomar un refresco y luego seguimos . refrigerio
3. Agasajo de bebidas, dulces o cualquier alimento que se ofrece a los invitados la fiesta se inició con un refresco en la terraza y le siguió una suculenta cena. refrigerio
4. de refresco loc. adj. 1. Se aplica a lo que sirve para sustituir o reforzar. 2. Se refiere al animal que se tiene de previsión en grandes trayectos o en trabajos duros: caballo de refresco.

refresco

 
m. Alimento moderado que se toma para fortalecerse y continuar en el trabajo.
Bebida fría o del tiempo.
Agasajo de bebidas, dulces, etc., que se da en las visitas u otras concurrencias.

refresco

(re'fɾesko)
sustantivo masculino
1. bebida sin alcohol que se toma para acompañar comidas o quitar el calor beber un refresco de naranja
2. colación que se ofrece en ciertas reuniones Después de la conferencia habrá un refresco.
3. alimento ligero que se come en un descanso Usualmente a media mañana tomamos un refresco en el trabajo.
se utiliza para indicar que una persona o animal se utiliza en sustitución de otros que están cansados o ya han trabajado mucho No tenemos suficientes mulas de refresco para ese trabajo.
Traducciones

refresco

nealkoholický nápoj

refresco

læskedrik

refresco

virvoitusjuoma

refresco

bezalkoholno piće

refresco

ソフトドリンク

refresco

청량 음료

refresco

frisdrank

refresco

leskedrikk

refresco

refrigerante

refresco

alkoholfri dryck

refresco

เครื่องดื่มซึ่งไม่ใช่เหล้า

refresco

meşrubat

refresco

đồ uống không có cồn

refresco

软饮料, 刷新

refresco

刷新

refresco

SMsoft drink
nos tomamos unos refrescoswe had some soft drinks o refreshments
después del concierto nos ofrecieron un refrescothey laid on some refreshments for us after the concert
refresco de colacola

refresco

m. refreshment, soft drink.

refresco

m soft drink
Ejemplos ?
La señora de la casa en que se hallaba reunida la sociedad que hemos mencionado, estaba sentada a la mesa, cubierta ésta de un opíparo refresco.
¿El calor, la fatiga, acaso te rindieron? Sal a respirar el aire; descansa, agota el refresco que te prepararon tus compañeras. Estás en poder de un hombre justo, de un dueño que no te hará ningún mal.
Cuenta Concolorcorbo que un día, y escrita con almagre, apareció en la puerta de la casa arzobispal de Guatemala la siguiente copla: «Regalo cincuenta pesos, con más un refresco encima, al que a descifrarme acierte las cuatro P P P P de Lima».
Vino la patria, y con ella un empresario patriota y mezquino, que empezó por no dar una peseta para el refresco del Protector San Martín, y que negó a los criados de éste los despojos del primer toro.
Ahora, en el último tercio del siglo XIX, prometo yo de regalo, no los cincuenta duros y el refresco del curioso coplero guatemalteco, sino...
Se acompañaba de un instrumento mágico, que parecía una guitarra. Yo estaba sumergido en un delirio de bienaventuranzas. Rechacé todo refresco. El ponche en particular me repugnaba.
El perito se enjugó la frente con un pañuelo a cuadros, como si quisiese demostrar que un refresco le vendría de perlas, y, así que hubo trasegado el licor germánico con su corona de espuma, refirió el episodio...
-Ve a decirle que estoy esperándola en mi cuarto. Abre, después, el salón; quema los pebeteros, arregla el piano y prepara el refresco de la noche.
El hijo del rey iba con frecuencia a la alquería al regresar de la caza, donde descansaba con sus acompañantes tomando algún refresco.
Añaden los maldicientes que virrey hubo que no perdonaba función; pero que era enemigo del refresco, no embargante que los cómicos cumplían religiosamente con entregar los cuartejos consabidos.
Desde Pizarro hasta 1771, toda persona con apariencias de decente, que aspiraba a tomar un refresco fuera del domicilio, sólo podía hacerlo en los establecimientos destinados para el juego de pelota y bochas.
M., me metí en el galeón dicho Sant Cristóbal, que hacía agua por tres o cuatro partes, e sin otro refrigerio, vino, ni refresco de cosa del mundo, sino sólo con maíz, e hasta cuarenta ovejas en sal, con doscientos hombres, teniendo por delante doscientas e cincuenta leguas de navegación que las habíamos de navegar a la bolina, dando bordos, ganando cada día cuatro o cinco leguas e otros perdiendo al doble, e la navegación muy más mala, atento que corren muy recios sures, y cuanto es de buena yendo desta gobernación para el Perú, tanto es trabajosa de allá para acá.