reencontrarse

reencontrarse

(reeŋkon'tɾaɾse)
verbo pronominal
volver a encontrarse una persona con otra, con una cosa o recuperar una facultad o hábito perdido reencontrarse los compañeros del secundario

reencontrarse


Participio Pasado: reencontrado
Gerundio: reencontrando

Presente Indicativo
yo me reencuentro
tú te reencuentras
Ud./él/ella se reencuentra
nosotros, -as nos reencontramos
vosotros, -as os reencontráis
Uds./ellos/ellas se reencuentran
Imperfecto
yo me reencontraba
tú te reencontrabas
Ud./él/ella se reencontraba
nosotros, -as nos reencontrábamos
vosotros, -as os reencontrabais
Uds./ellos/ellas se reencontraban
Futuro
yo me reencontraré
tú te reencontrarás
Ud./él/ella se reencontrará
nosotros, -as nos reencontraremos
vosotros, -as os reencontraréis
Uds./ellos/ellas se reencontrarán
Pretérito
yo me reencontré
tú te reencontraste
Ud./él/ella se reencontró
nosotros, -as nos reencontramos
vosotros, -as os reencontrasteis
Uds./ellos/ellas se reencontraron
Condicional
yo me reencontraría
tú te reencontrarías
Ud./él/ella se reencontraría
nosotros, -as nos reencontraríamos
vosotros, -as os reencontraríais
Uds./ellos/ellas se reencontrarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo me reencontrara
tú te reencontraras
Ud./él/ella se reencontrara
nosotros, -as nos reencontráramos
vosotros, -as os reencontrarais
Uds./ellos/ellas se reencontraran
yo me reencontrase
tú te reencontrases
Ud./él/ella se reencontrase
nosotros, -as nos reencontrásemos
vosotros, -as os reencontraseis
Uds./ellos/ellas se reencontrasen
Presente de Subjuntivo
yo me reencuentre
tú te reencuentres
Ud./él/ella se reencuentre
nosotros, -as nos reencontremos
vosotros, -as os reencontréis
Uds./ellos/ellas se reencuentren
Futuro de Subjuntivo
yo me reencontrare
tú te reencontrares
Ud./él/ella se reencontrare
nosotros, -as nos reencontráremos
vosotros, -as os reencontrareis
Uds./ellos/ellas se reencontraren
Imperativo
reencuéntrate (tú)
reencuéntrese (Ud./él/ella)
reencontraos (vosotros, -as)
reencuéntrense (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había reencontrado
tú habías reencontrado
Ud./él/ella había reencontrado
nosotros, -as habíamos reencontrado
vosotros, -as habíais reencontrado
Uds./ellos/ellas habían reencontrado
Futuro Perfecto
yo habré reencontrado
tú habrás reencontrado
Ud./él/ella habrá reencontrado
nosotros, -as habremos reencontrado
vosotros, -as habréis reencontrado
Uds./ellos/ellas habrán reencontrado
Pretérito Perfecto
yo he reencontrado
tú has reencontrado
Ud./él/ella ha reencontrado
nosotros, -as hemos reencontrado
vosotros, -as habéis reencontrado
Uds./ellos/ellas han reencontrado
Condicional Anterior
yo habría reencontrado
tú habrías reencontrado
Ud./él/ella habría reencontrado
nosotros, -as habríamos reencontrado
vosotros, -as habríais reencontrado
Uds./ellos/ellas habrían reencontrado
Pretérito Anterior
yo hube reencontrado
tú hubiste reencontrado
Ud./él/ella hubo reencontrado
nosotros, -as hubimos reencontrado
vosotros, -as hubísteis reencontrado
Uds./ellos/ellas hubieron reencontrado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya reencontrado
tú hayas reencontrado
Ud./él/ella haya reencontrado
nosotros, -as hayamos reencontrado
vosotros, -as hayáis reencontrado
Uds./ellos/ellas hayan reencontrado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera reencontrado
tú hubieras reencontrado
Ud./él/ella hubiera reencontrado
nosotros, -as hubiéramos reencontrado
vosotros, -as hubierais reencontrado
Uds./ellos/ellas hubieran reencontrado
Presente Continuo
yo estoy reencontrando
tú estás reencontrando
Ud./él/ella está reencontrando
nosotros, -as estamos reencontrando
vosotros, -as estáis reencontrando
Uds./ellos/ellas están reencontrando
Pretérito Continuo
yo estuve reencontrando
tú estuviste reencontrando
Ud./él/ella estuvo reencontrando
nosotros, -as estuvimos reencontrando
vosotros, -as estuvisteis reencontrando
Uds./ellos/ellas estuvieron reencontrando
Imperfecto Continuo
yo estaba reencontrando
tú estabas reencontrando
Ud./él/ella estaba reencontrando
nosotros, -as estábamos reencontrando
vosotros, -as estabais reencontrando
Uds./ellos/ellas estaban reencontrando
Futuro Continuo
yo estaré reencontrando
tú estarás reencontrando
Ud./él/ella estará reencontrando
nosotros, -as estaremos reencontrando
vosotros, -as estaréis reencontrando
Uds./ellos/ellas estarán reencontrando
Condicional Continuo
yo estaría reencontrando
tú estarías reencontrando
Ud./él/ella estaría reencontrando
nosotros, -as estaríamos reencontrando
vosotros, -as estaríais reencontrando
Uds./ellos/ellas estarían reencontrando
Traducciones

reencontrarse

herenigd

reencontrarse

genforenet

reencontrarse

再会

reencontrarse

재회

reencontrarse

VPRto meet again
Ejemplos ?
Finalmente se revela que Tanya no murió en el ataque y Zaitsev logra reencontrarse con ella, mientras los rusos celebran la liberación de Stalingrado.
Y creo que debemos profundizar ahora, en un tiempo diferente para la América Latina, para nuestra región que ha vuelto a reencontrarse con su propia identidad en gobiernos que han hecho de la democracia y de la inclusión social, dos ejes irrenunciables de la actividad política, creo que allí nuestro desafío será, lograr -y lo voy a ser todo lo posible durante esta presidencia pro témpore- el tema de poder unir finalmente en un código aduanero que impida que los productos de cada país, como recién remarcaban varios miembros, tengan que pagar aranceles en una y otra jurisdicción.
Además, la C.N.T., con, su implantación a nivel de Estado, en ocasiones desorganizada y poco coordinada, si bien no ha sido capaz hasta hoy de reencontrarse consigo misma, ha conseguido vencer a su mil veces anunciada muerte siendo hoy, de hecho y por derecho, la TERCERA FUERZA SINDICAL.
La Fórmula intervencionista multilateral se propuso en Lima en 1847 En Lima, en 1847, fue recién, en efecto, que vinieron a reencontrarse Chile, Bolivia, Nueva Granada (hoy Colombia), Ecuador y Perú para tratar asuntos de interés común y echar las bases de una anhelada y lógica convergencia de toda la comunidad iberoamericana.
El barco luego cae en una corriente y los Sombrero de Paja se separan. Sanji, Luffy, Usopp y Chopper se vuelven a ver en la casa de Keimi y consiguen reencontrarse con ella.
Juárez escribe una carta a Margarita en la que le comunica que pronto podrá regresar a México y podrán reencontrarse ella y sus hijos (tanto los vivos como los muertos) y él.
El hecho de que el tiempo transcurra de diferentes maneras para diferentes observadores, y que dos observadores puedan reencontrarse de nuevo en el mismo punto del espacio-tiempo habiendo envejecido uno menos que otro no constituye ninguna paradoja en teoría de la relatividad, sino que de hecho se trata de un hecho probado.
Recursividades somos… alborozo hormonal de los hallazgos insistentes en asir eternidades de segundos que se acaban de inmediato, silogismo en cópula resuelto en la lógica llegada del olvido en otro encuentro… desencuentro reencontrado de reencuentros condenados a nunca reencontrarse más, pero revuelven enmarañados efímeros, entrelazados sagaces que infiltran sus latidos de esperanza y amarrados en el fuego ya sabido nos consumen en la nada de la nada sin nada de nada.
Pero, desde 1962 en adelante, Newman va encadenando un éxito tras otro, en títulos destacados como Dulce pájaro de juventud, una nueva adaptación de Tennessee Williams que supone para Newman reencontrarse con el gran director y guionista Richard Brooks y que, pese a las imposiciones de la censura norteamericana para con el texto original, le permite ofrecer una de sus mejores interpretaciones, sin desmerecer a sus compañeros de reparto –entre los que sobresalen Shirley Knight, Geraldine Page y Ed Begley–.
El maestro buscó evitar las peleas, ser fiel a su esposa (aún a pesar de dejarla de ver por más de 20 años, antes de reencontrarse con ella de nuevo en el Japón) y aparentemente nunca mintió o robó.
La sensación que deja tiene un punto de nostalgia, pero también de emoción y alegría. Es como reencontrarse con viejas amigas. Además, la madre de las Hermanas Walsh, la conocida como Mamá Walsh, también ha ido adquiriendo cierta independencia dentro de la obra de Marian Keyes, a través de un consultorio sentimental cuyas más célebres consultas han aparecido publicadas en Bajo el edredón.
En virtud de ese acuerdo, se permitió que varias familias separadas por la guerra de 1950 pudieran reencontrarse cinco décadas después.