redoma

(redireccionado de redomas)

redoma

s. f. Recipiente de vidrio ancho en la base y estrecho en la boca, usado en los laboratorios. matraz

redoma

 
f. Vasija de vidrio ancha en su fondo que va angostándose hacia la boca.

redoma

(re'ðoma)
sustantivo femenino
recipiente de vidrio, ancho en el fondo y que se afina hacia la boca Compraron redomas nuevas para el laboratorio.
Traducciones

redoma

ampoule

redoma

flask, phial, vial

redoma

ampolla

redoma

SF
1. (= frasco) → flask, phial
2. (Cono Sur) [de pez] → fishbowl
3. (Caribe) (Aut) → roundabout, traffic circle (EEUU)
Ejemplos ?
comales, determinado tipo de tostadores, las chocolateras y los escalfadores, los calienta-camas y/o caloríferos, las cazuelas y cacerolas de muy diferentes tamaños, además de pequeños hornos domésticos, redomas, sahumerios e incensarios, atifles o trébedes para el horno, los ladrillos de cocina y determinados tipos de baldosa, azulejos y tejas.
Lo que verdaderamente las especifica como trabajo novedoso es el acabado pues presentan en las superficies un aspecto metalescente-irisado (brillo metálico). Las formas halladas son variadas: jarros, huchas, cántaros, redomas, etc.
Intervinieron en su educación Apolo y Atenea. Esta última le entregó dos redomas llenas de sangre de la Gorgona. En una la sangre estaba envenenada y en la otra tenía propiedades para resucitar a los muertos.
Resultan especialmente relevantes las redomas de vidrio que se presentan enmarcadas en un lujoso cuadro central, rodeado de escenas típicas de la vida rural y urbana de la Alemania tardomedieval y presididas por la imagen celestial de un dios pagano que da cohesión y sentido al conjunto.
Esta sala cuenta con aguamaniles, candiles, cuencos, escudillas, escudillas de pellizco o "pessic", jarros, lámparas, orzas, platos y redomas.
Andaban las redomas con el vino piment, Conduchos adovados maravillosament, Qui prender lo quissiesse non avrie falliment, Non traien en su pleito ningun escarniment.
Después encerró en redomas transparentes y de una materia nunca vista gérmenes de cosas inmateriales e intangibles, pasiones, deseos, facultades, virtudes, principios de dolor y de gozo de muerte y de vida, de bien y de mal.
Sólo uno de ellos, encargado de analizar dos redomas de polvo en el curso de una investigación policíaca, año y medio más tarde, recordó que el extraño color de la hierba fétida era muy parecido al de las insólitas bandas de luz que reveló el fragmento del meteoro en el espectroscopio de la Universidad, y al del glóbulo que encontraran en el interior de la piedra.
En esto, sonaba ya abajo, en la botica, el estrépito de los botes y redomas que los vecinos del Padrón hacían pedazos, y oíase resonar en la escalera este grito unánime y terrible: - ¡Muera el "afrancesado"!
Coronó de pedrería un inmenso velador, y mostró todo el valor de lo que a don Luis traía. Desenvolvió diligente los en cajas y redomas empaquetados aromas exquisitos del Oriente.
A la postre, el buen lego mordió en el anzuelo y empezó por desenterrar cien peluconas. Y la botica se puso, luciendo en el mostrador cuatro redomas con aguas de colores y una garrafa con pececitos del río.
Los únicos médicos que había a la sazón en España eran, según creo, judíos y moros, y, como la medicina se da la mano con la química, las redomas, los alambiques y los hornillos de un laboratorio no podían menos de confirmar las preocupaciones de los españoles acerca del poder sobrenatural de la magia.