redingote

redingote

s. m. INDUMENTARIA Y MODA Capote de poco vuelo y mangas ajustadas.

redingote

 
m. Capote de poco vuelo y con mangas ajustadas.
Ejemplos ?
Poco valían aquellas plumas alborotadas del sombrero amplísimo, aquellos encajes del largo redingote, aquellos guantes calados, aquellas medias transparentes; no podían deslumbrar a nadie el hilo de perlas, el brazalete-reloj, la sombrilla con puño de nácar figurando una cabeza de cotorra; pero así y todo, ¡qué sacrificios no suponían, vistos al lado de la capota ya rojiza de la mamá y el dril cien veces lavado del blusón de la hermana menor!
Perdoneme Dios si peco; pero este articulo se me antoja que está rebosando malicia: no es esto decir que esté enteramente ese oto de ignorancia y desatino, porque ¿a quien se le ofrece mezclar con toda esa ropería á. los abates, cual si los abates fueran algun género de vestimenta como gavan, redingote ó dominó?
Se mudaba de ropa interior todas las noches; se puso cuellos de terciopelo, sobre los cuales se destacaba bien su rostro marcial, aun más subrayado por las puntas del blanco cuello de la camisa; adoptó el chaleco de piqué blanco y se encargó un nuevo redingote de paño azul, en el cual brillaba su roseta roja, todo ello con el pretexto de honrar a Betilda.
Y engullida la humilde pitanza a la luz de la candileja de petróleo, velaba la señorita hasta las dos de la madrugada, volviendo patas arriba sus pingos, transformando el redingote en fígaro, el sombrero de campana en chambergo, lavando los guantes, almidonando un tantico el volante fru-fru de las enaguas...
Imponentemente alto, con ojos que parecían sobresalir constantemente, un bosque de rizos en el pelo, y dientes prominentes, el Doctor suele llevar un vestuario que normalmente consiste en una camisa, chaleco, pantalones, redingote (con bolsillos que contienen una aparentemente infinita cantidad de objetos en apariencia inútiles que sin embargo siempre acababan sirviendo a los propósitos del Doctor cuando eran utilizados), un sombrero de ala ancha y, lo más famoso, su tremendamente larga bufanda multicolor, que aparentemente había sido bordada para él por Madame Nostradamus (a quien se refiere como una "ingeniosa tejedorcita").
La prensa uruguaya describía el arribo "Funes no tenía camisa, se cubría con un vasto redingote color almendra, un sombrero chambergo proporcionado por el farero y botines de género de verano.
El redingote a la Húsar estaba confeccionado con filas paralelas de trenzas horizontales de modo similar a los uniformes de los húsares.
Redingote es el nombre de una prenda de abrigo intermedio entre la capa y el abrigo, es decir un capote abrochado por delante y que se deja abierto en la part inferior.
El término proviene de la alteración de la locución original de la lengua inglesa riding cote (literalmente, abrigo para cabalgar o, más probablemente, raining coat, o sea abrigo para la lluvia) Muy en boga al inicio de los años 1860, el redingote ha sido progresivamente sustituido por la americana.
La capa era una prenda abultada y utilitaria que comenzó e volverse un abrigo de moda solo a inicios del siglo XIX cuando las damas comenzaron a llevar prendas ajustadas al cuerpo reduciendo sus dimensiones. La moda lo adoptó con el nombre de redingote, adaptándolo para las situaciones más convencionales.
El corte característico en tiempos modernos consiste en su cierre a la altura del pecho y el abdomen, un cinturón y vuelo hacia el dobladillo. El redingote de corte masculino constaba de una capa larga hasta la rodilla con una falda abierta por detrás.
Constituyó el capote largo de los siglos XVIII y XIX, derivado de la capa de campo con un ancho y gran collar llamado frock. En francés, redingote venía utilizado habitualmente para describir un frock coat ceñido.