redención


También se encuentra en: Sinónimos.

redención

(Del lat. redemptio, -onis.)
1. s. f. Acción y resultado de redimir.
2. Remedio o refugio para una persona tus amigos son la redención de tus problemas. amparo
3. redención de pena DERECHO Sistema que permite reducir una condena por el trabajo del reo.

redención

 
f. Acción y efecto de redimir o redimirse.
fig.Remedio, recurso.
der. Cancelación de una hipoteca, extinción de un censo o liberación de una prenda empeñada.

Redención

 
teol. p. ant. La que Jesucristo hizo del género humano al ofrecerse voluntariamente a Dios Padre por medio de su pasión, muerte y resurrección, para restituir a la gracia la humanidad, esclava del pecado por la desobediencia de Adán.

redención

(reðen'θjon)
sustantivo femenino
acción y resultado de librar a alguien de una condena, culpa o situación desgraciada la redención de un pecador
Sinónimos

redención

sustantivo femenino
Traducciones

redención

redemption, ransom

redención

Erlösung

redención

обратно изкупуване

redención

赎回

redención

贖回

redención

vykoupení

redención

indløsning

redención

보너스

redención

inlösen

redención

SF (Rel) → redemption (Fin) → repayment, redemption (frm) (Jur) → reduction in sentence
Ejemplos ?
Pero mi novio y yo sabíamos bien que lo fatuo y sin redención eran aquellos dos espectros de un doble suicidio encerrados a nuestros pies, y la realidad, la vida depurada de errores, elévase pura y sublimada en nosotros como dos llamas de un mismo amor.
Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario; con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar sólo los escenarios actuales de la lucha armada, sea igualmente gloriosa y apetecible para un americano, un asiático, un africano y, aún, un europeo.
Y es que, así como los rusos de la prerrevolución respondían por todos los pecados del mundo, nosotros, los mexicanos, en afán de sinceridad cósmica, nos involucramos en todos los defectos y derrotas de la humanidad y los cantamos a todo el mundo en himnos de holocausto con los que morbosamente gozamos, con la autenticidad de nuestra desgarrante franqueza, que es, tal vez, una mesiánica tendencia al sacrificio cósmico sin redención pretendida.
Y hecho su sermón y despedido desde el púlpito, ya que se quería abajar, llamó al escribano y a mí, que iba cargado con unas alforjas, e hízonos llegar al primer escalón, y tomó al alguacil las que en las manos llevaba y las que no tenía en las alforjas, púsolas junto a sus pies, y tornóse a poner en el púlpito con cara alegre y arrojar desde allí de diez en diez y de veinte en veinte de sus bulas hacia todas partes, diciendo: “Hermanos míos, tomad, tomad de las gracias que Dios os envía hasta vuestras casas, y no os duela, pues es obra tan pía la redención de los captivos cristianos que están en tierra de moros.
El marco que se ha colocados es de la madera llamada “Piquia” en forma de "Cruz", como símbolo de redención para las desgraciadas tribus de salvajes que pueblan estas regiones, siendo su altura total de 20 pies.
Es el pueblo, es el pueblo trabajador, es el pueblo humilde de la patria, que aquí y en todo el país está de pie y lo seguirá a Perón, el líder del pueblo y el líder de la humanidad, porque ha levantado la bandera de la redención y la justicia de las masas trabajadoras.
La Colonia encubrió la crueldad efectiva de la servidumbre con la fórmula protectora de las encomiendas; la República creyó asegurar la redención del indígena otorgándole nominales derechos y fórmulas de libertad; pero nada se hizo por la liberación económica y educativa y así continuó siendo carne de explotación.
Y la llamada prensa independiente, con rarísimas excepciones, calla, y los adalides de la redención pacífica, silencian estos crímenes, en tanto que titulan mártires de su amor a la libertad a los oficiales reyistas que fueron destinados a Yucatán por su ambición de formar parte del futuro pretorio del Caudillo de Galeana.
La República no se puede volver atrás; y la República, desde el día único de redención del negro en Cuba, desde la primera constitución de la independencia el 10 de abril en Guáimaro, no habló nunca de blancos ni de negros.
Bello es, en el desorden consiguiente a una larga e infortunada emigración, ver unirse en una obra voluntaria y disciplinada de pensamiento activo a los hombres, de todas condiciones y grados de fortuna, de la guerra y del destierro, de los países lejanos y del Norte triunfante sobre la desidia y desaliento que le vienen del continuo trato con la infelicidad de Cuba: y todos, de Jamaica a Chicago, reiterar a su patria, con su confirmación libre del partido de la independencia, la promesa de preparar por ella en el destierro la redención que ella no puede preparar en el miedo, el desmayo y la pasión de su esclavitud.
Es digna también de mención especial la conducta de millares de trabajadores mexicanos que se hallan fuera del país y que con toda solicitud aportaron su patriótica cooperación para el fondo de la redención económica nacional que se destina al pago de la deuda petrolera.
n año más y hará centuria que una apopeya de redención se inició con la brava desobediencia de un viejo visionario, de un utopista que agrupó alrededor de su estandarte de rebeldes, a los humildes, a los explotados de 1810.