rededor


También se encuentra en: Sinónimos.

rededor

1. s. m. Espacio que rodea una cosa el rededor de la casa está sembrado de césped. contorno, redor
2. al o en rededor loc. adv. Alrededor, en torno los niños corrían en rededor de la mesa.

rededor

 
m. Contorno (líneas).
Al, o en, rededor. loc. adv. Alrededor.
Sinónimos

rededor

sustantivo masculino

rededor:

derredorredor, contorno, poét,
Traducciones

rededor

al rededor; en rededor = alrededor
Ejemplos ?
Asombrados miraban a su rededor y trataban de explorarlo, sin embargo, de modo natural terminaban mirando al espacio como si supieran que de allá habían caído.
Y destruyendo la descansada postura en la que se hallaba, la mujer entra en un privado sin privaciones, como quien no quiere. El tímido mira a su rededor.
Ella quiso saltar. No alcanzó a hacerlo. Todo daba vueltas a su rededor. Rapidez vertiginosa... Los cristales iban estrellándose.
El enlutado no se había movido del sitio que parecía haber seleccionado para algo. Ahí permanecía como tétrica escultura y serenamente observaba a su rededor.
- Creo que debe irse a su casa. Hay muchos curiosos a nuestro rededor -continuó la bondadosa. - Sí, sí, sí, -como somnámbula - es lo que debo hacer.
Acaso la emperifollada pensaba en la manera de obtener las entradas con suma facilidad y lo más rápidamente posible. Así veía a su rededor como si buscara a alguien que la salvara de su tribulación y fruncía el seño.
Veía y escuchaba con diafanidad lo que sucedía a su rededor, mas no lo comprendía: voces e imágenes nunca vistas, diálogos extraños e increíbles.
Estos milenarios conocimientos, se degradaron poco a poco, ante la ausencia de los maestros, que abandonaron súbitamente lo que hoy en día forma el territorio de México, al rededor del año 900 de nuestra era.
Al fin miramos a nuestro rededor, consultamos nuestras conciencias, levantamos nuestras frentes, sacudimos nuestro letargo, nos inspiramos en nuestras convicciones, dirigimos los ojos hacia la bandera de la patria, y el pueblo ha recuperado su dignidad y se halla dispuesto a sostenerla, aleccionado por el pasado.
Por entre unas tablas se distinguía a la mujer abrazando tiernamente a la bestia, y el mono, con expresión compungida, miraba en rededor, brillantes los ojos lastimeros.
Al momento todos los vegetales y animales comenzaron a reír; mi cuerpo parecía irse encogiendo, mis ojos se cerraron de golpe y cuando pude abrirlos de nuevo, vi a mi rededor árboles colosales de una espesura increíble.
Sus perseguidores, apenas habíase transformado, llegaron apresurados en su busca, pero no lo encontraron. Así que nuevamente observaron detenidamente a su rededor y de repente señalaron al mexolote, gritando: -¡Allí está!