recuesta

recuesta

s. f. Requerimiento o intimación.

recuesta

 
f. Requerimiento, intimación.
Ejemplos ?
Ingresa la pequeña Nikki Webster simulando a una niña que va a tomar sol a las playas costeras de Australia, se pone bronceador y se recuesta sobre su manta, pero de repenta ingresa en un sueño profundo.
El 31 de marzo de 1997, Ferro realizó un acto dramático en un show en el hotel Bauen (Buenos Aires): en medio del recital abandonó el micrófono y se bajó del escenario: «Deposité el micrófono sobre el piso como quien recuesta un niño....
En un descanso durante su viaje, el policía se recuesta y observa una nube con la imagen del continente africano antes de caer dormido, acompañado de la canción «White as Snow».
El centro urbano se recuesta adjunto y alrededor del predio rectangular de la estación del FFCC y se extiende a sus cuatro lados, unas pocas cuadras más.
Después de que el muñeco intente matarlo muchas veces más, Homer lo mete en una bolsa, lo encierra en una valija y lo arroja a un "Pozo sin Fondo". Cuando regresa a su casa, Homer se recuesta en la sala, pero se encuentra al payaso, que había logrado escapar.
Dentro la tierna hierba ofrece cama que invita a reposar al que allí resta. Acude al centro allí la bella dama y allí presa del sueño se recuesta.
Los coros apenas llegan allí. Las almas en sus envolturas intangibles, se pierden a lo lejos. Evans se recuesta y musita: –Alice... Alice...
Venga p'acá, mocita, con su agüelo... ( La chica, asustada, se recuesta a la madre .) No, ve, pues... Pucha cómo está el país, amigo gringo...
Esto sí que es difícil: No puedo yo con ella. Porque se pega como si fuera con cola, Porque sujeta la tapa de la fuente Mientras se recuesta en ella.
La parte inferior del bloque, o sillón en que se recuesta, muestra un orificio, y otro más grande todavía en el pedestal; este es completamente liso.
Se aparean y se hacen padres, y durante unos días plácidos del invernal tiempo, siete, 745 se recuesta Alcíone, suspendidos en la superficie, en sus nidos.
Buscando un lugar maldito a que echarme su rigor y no encontrando otro peor, me vino a botar a Quito; a Quito otra vez repito que entre toscos, nada menos, varios diversos terrenos, siguiendo, hermano, su norma, es un lugar de esta forma, disparate más o menos: Es su situación tan mala, que por una y otra cuesta la una mitad se recuesta, la otra mitad se resbala; ella sube y se cala por cerros, por quebradones, por guaicos y por rincones y en andar así escondida bien nos muestra que es guarida de un enjambre de ladrones.