reclinarse

reclinarse

(rekli'naɾse)
verbo pronominal
inclinar el cuerpos sobre una superficie Se reclinó en una silla.
Traducciones

reclinarse

vr. to recline, to lean back.
Ejemplos ?
La tendencia general a favor del lujo y del confort hizo que los cortesanos y los asiduos asistentes a los salones pudieran ahora sentarse (e incluso reclinarse y estirarse) en las reuniones, a diferencia de la época anterior, en la que había sido obligatorio permanecer de pie por cuestiones de protocolo.
Hay algunas dudas sobre si la cella también tenía los bancos del podio que son típicos de un mitreo, en donde los iniciados podían reclinarse cuando tomaban parte en sus comidas rituales.
Es frecuente también la ortopnea, que es una forma de disnea con el reclinarse o acostarse, así como la disnea paroxística nocturna que son ataques nocturnos de dificultad respiratoria y en casos severos un cuadro de edema pulmonar agudo, todo lo cual conlleva a una facilidad a la fatiga.
El gesto de reclinarse sobre el pecho de Jesús durante la Última Cena, que se atribuye al «Discípulo Amado» en Juan 13:23, se señala en los Hechos de Juan 89, como si se tratara de una actitud habitual de Juan el Apóstol.
Los asientos traseros del maybach incluyen detalles como una función de masaje y otra de ventilación -mediante ocho ventiladores internos-. Los asientos pueden reclinarse y poseen extensiones que permiten que el pasajero pueda dormir.
¡Una mesa de ambrosía, Unos baños de agua fría Con olores Donde el ámbar se ha mezclado Con el jugo destilado De mil flores! ¡En los delirios de amor Tener un emperador Por galán, Recibir tiernos abrazos Y reclinarse en los brazos Del sultán!
El peso del alma abatía sus miembros, y apenas tuvo aliento para desceñirse el cinturón, soltar sus trenzas y reclinarse en los almohadones de un sofá.
Lloran de hambre, tiemblan de frío, gimen de abandono, enseñan sus lacras, se cogen a la vestidura inconsútil de Cristo, se quieren abrigar bajo sus pies, reclinarse en su seno, agarrarse a sus manos pálidas y luminosas.
Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente.
DESCENSO En esta noche olvidante, desnudo de palabras y de incendios, sólo escucho el trayecto de mi sangre reclinarse en la margen del silencio.
Como las sombras cunden de la umbría noche en el cielo, así en el alma mía cunden ya dolorosos pensamientos; y una hoja que desciende, algún eco fugaz, una avecilla que errante y solitaria el aire hiende, la leve nubecilla que viaja a reclinarse allá en el monte, o a perderse lejana en el vago horizonte; todo me causa una emoción profunda, me aprieta el alma una indecible pena y de improviso mi pupila inunda de inesperado llanto amarga vena.
Ser dichoso un instante, haber creído... Y luego... reclinarse fatigado en el hombro de nieve del olvido. Sentir eternamente la ternura que en nuestros pechos jóvenes palpita, y recibir, si llega, la ventura, como a hermosa que viene de visita.