recio

(redireccionado de recios)
También se encuentra en: Sinónimos.

recio, a

1. adj. Que es grueso esta tela es demasiado recia para hacer una camisa. abultado
2. Que tiene un aspecto robusto y fuerte él solo podrá con todo porque es recio. vigoroso débil
3. Que tiene mal carácter. arisco
4. Que es difícil de soportar por ser muy fuerte o violento se puso tapones en los oídos para no escuchar el recio sonido de la taladradora. intenso
5. Se aplica al tiempo que es riguroso se prevén recias nevadas en las zonas montañosas. crudo
6. Se refiere a la tierra que es muy sustanciosa. fértil
7. adv. Con fuerza, ímpetu o rapidez.
8. de recio loc. adv. Con violencia y fuerza se golpeó de recio en la cabeza.

recio, -cia

 
adj. Fuerte, robusto, vigoroso.
Grueso, gordo o abultado.
Áspero, duro de genio.
Duro, grave, difícil de soportar.
Díc. de la tierra gruesa, sustanciosa, de mucha miga.
Díc. del tiempo riguroso, rígido.
Veloz, impetuoso.

recio, -cia

('reθjo, -θja)
abreviación
1. cosa que es fuerte y gruesa un animal recio
2. persona que es de complexión fuerte y tiene buena salud un joven recio
3. terreno que es muy productivo unas tierras recias
4. vino que tiene mucho cuerpo un tinto recio
5. clima que es riguroso o extremo una lluvia recia

recio


adverbio
con intensidad o violencia Nieva recio.
Traducciones

recio

A. ADJ
1. (= fuerte) [persona] → strong, tough; [cuerda] → thick, strong; [prueba] → tough, demanding, severe; [tierra] → solid
2. [voz] → loud
3. [tiempo] → harsh, severe
4. (= intenso) en lo más recio del combatein the thick of the fight
en lo más recio del inviernoin the depths of winter
B. ADV [soplar, golpear] → hard; [cantar, gritar] → loudly
Ejemplos ?
Amigos de la infancia, aún alimentan dentro del corazón su llama noble, y recios se conservan todavía de su franca amistad los eslabones.
Así, los remeros de este pequeño barco han de ser recios, de poderosa musculatura, superiores a la fatiga que produce tan violento ejercicio.
La elaboración del nuevo estado social hace insegura la batalla por la existencia personal y más recios de cumplir los deberes diarios que, no hallando vías anchas, cambian a cada instante de forma y vía, agitados del susto que produce la probabilidad o vecindad de la miseria.
En lo más remoto del solar, allá tras el movible follaje del platanar, al principiar un declive que llamábamos "el rumbón", estaba el chiquero de recios palos y techumbre de helecho; desaguaba por la pendiente aquélla, formando cauce de negro y palúdico fango que fertilizaba los lulos, las tomateras, el barbasco, allí nacidos espontáneamente.
Durante diez días sostuvieron los indios recios combates con los defensores de la ciudad, cuyo número alcanzaba escasamente a quinientos españoles.
Llamas esbeltas de atrevido e inquieto mirar ondulaban bajo las cargas de vivos matices. Los hombres eran fornidos y recios, de graves rostros angulosos, barbas lampiñas, cuadradas y enérgicas.
De las cuatro esquinas arrancaron, como para juntarse en lo alto, los cuatro pies recios...
Todo parecía dormir a la luminosa caricia de la luna, cuando escalando ágil la cañada se destacó a espaldas del lagar la silueta garrida de Toño el de Carambuco, un zagal de no más de veinte años, fuerte, elástico, cenceño, de semblante atezado, de ojos de fiero y franco mirar, de labios gruesos y de pelo bravío; pantalón de pana, rojo ceñidor, recios zapatones de baqueta, blanca camisa, amplio pañuelo azul a guisa de corbata; al hombro, la chaqueta de paño burdo, y en la mano, la indispensable escopeta.
Se llama Cudillero, y es un terrible nido hincado en la peña, apto sólo para que de él se lancen al mar sus hombres, como recios cormoranes, «el cuello tendido, el ala silbando».
cido por la adversidad, inspiraba respeto, pero cuando sonreía, súbitamente su alargado semblante se llenaba de tanta luz e ingenuidad que hasta a los granujas más recios les temblaban las manos.
Los que pudieron conseguir montar desgarraron con la espuela los ijares de los jacos peludos y recios, que temblaban con todos sus miembros y enderezaban las orejas resoplando.
El INEC, en el término de cinco días contado desde la recep ción de la soli citud, calificará la idoneidad de los p recios e índices de precios de dichas publicaciones especializadas propu estas.