reciario

reciario

s. m. HISTORIA Gladiador que usaba una red como arma.

reciario

 
m. Gladiador cuya arma principal era una red que lanzaba sobre su adversario a fin de envolverle e impedirle cualquier clase de movimiento.
Traducciones

reciario

reziario
Ejemplos ?
Sabemos que en 418 Walia sucesor de Alarico vencidos los alanos pasó á este reino donde se habian fijado los suevos, y los acometió, perdiendo en el intento el cetro y la vida; que Theódorico atacó y venció á Reciario Rey de los suevos en puente Orbigo el año 447; que el monarca vencido huyó en una nave al Africa; pero forzado del tiempo, volvió á naufragar y perecer en la boca del Duero: que en tiempo de Eurico permanecia todavía independiente el reino suevo de Galicia; que los gallegos dejaron la secta arriana y se convirtieron al catolicismo en 567 por la predicacion de S.
A pesar de la gran diferencia entre el prácticamente desnudo luchador de la red y su adversario, fuertemente armado, las recreaciones históricas modernas muestran que el reciario no se encontraba en desventaja frente a su enemigo.
El reciario tradicionalmente se veía enfrentado a un secutor o, en algunas ocasiones más raras, a un murmillo. Auguet menciona un emparejamiento entre el reciario y el murmillo' pero Zoll dice que los dos tipos de gladiadores no parecen haberse enfrentado nunca entre ellos.
Un reciario portaba una armadura mínima y, al contrario que otros tipos de gladiadores, no llevaba casco, grebas ni escudo. Llevaba una manica en su brazo izquierdo, mientras que otros gladiadores la llevaban en el derecho, y eso le permitía un movimiento más fluido a la hora de arrojar su red con la mano derecha.
El reciario complementaba su red con un tridente de hierro o bronce llamado fuscina, fascina o también, en muy pocos casos, tridens lo llama fascina, pero la mayor parte de las fuentes lo escriben como fuscina.
Un mosaico encontrado en 2007 en una casa de baños de la Villa dei Quintili muestra a un reciario llamado Montanus y el hecho de que aparezca su nombre implica que el gladiador era famoso.
El primero en constante movimiento, y el segundo estático, sin posibilidad de huir. El reciario y su armamento ligero suponían una forma afeminada ante las pesadas armas del secutor.
Por otra parte, dadas las importantes diferencias entre las armas y armaduras de estos dos tipos de gladiadores, el emparejamiento llevaba al extremo la práctica de enfrentar a gladiadores con equipamiento diferente. El arte y la literatura romanos no hacen mención alguna del reciario hasta comienzos del periodo imperial.
En el periodo imperial, los combates entre gladiadores con distinto equipamiento comenzaron a popularizarse y el combate entre el reciario y el secutor se convirtió en un conflicto análogo al del pescador con su pesca.
Por si esto fuera poco, el estilo de lucha del reciario era otro punto en su contra. El reciario, según lo ya expuesto, debía emplear tácticas de velocidad y agilidad evasiva, indignas a los ojos de los espectadores, que consideraban más noble un intercambio directo de golpes.
Suetonio, por su parte, nos ofrece una anécdota: Se desconoce el destino del reciario del que habla Suetonio, pero el relato llama la atención en cuanto a que no se trataba de una competición habitual, ya que los gladiadores reales no se rendían fácilmente.
Graco aparece más tarde en la arena: Graco vuelve a aparecer en la octava sátira de Juvenal como el peor ejemplo de los nobles romanos que se habían desgraciado a sí mismos por su aparición en espectáculos públicos y entretenimientos populares: El pasaje es oscuro, pero Cerutti y Richardson argumentan que Graco comienza una lucha como reciario normal.