recién llegado

Traducciones

recién llegado

newcomer, arrival

recién llegado

وَافِدٌ

recién llegado

nováček

recién llegado

nyankommen

recién llegado

Neuankömmling

recién llegado

νεοφερμένος

recién llegado

uusi tulokas

recién llegado

nouveau venu

recién llegado

pridošlica

recién llegado

最近来た人

recién llegado

갓 온 사람

recién llegado

nieuwkomer

recién llegado

nykommer

recién llegado

przybysz

recién llegado

recém-chegado

recién llegado

новичок

recién llegado

nykomling

recién llegado

ผู้มาใหม่

recién llegado

yeni gelen

recién llegado

người mới đến

recién llegado

新来者
Ejemplos ?
El Domingo, encontrándome a bordo invitado a desayunar por el Capitán Mc Kechnie, me quedé al servicio divino y después de bajar a tierra, volví a hacer un paseo en la lancha a vela con Saville y Montgomery, que andaban con unas niñas del buque. Navegábamos por la bahía cuando se nos llamó de regreso porque la noticia de los desertores había recién llegado.
Entre los que vinieron a ver el recién llegado, fueron don Juan de Avendaño y su hijo don Tomás, con quien Carriazo, por ser ambos de una misma edad y vecinos, trabó y confirmó una amistad estrechísima.
Aunque, por otra parte, el recién llegado y todos los que fueron viniendo a continuación aparecían grandes y próximos, como si estuviesen a la vez lejos y cerca, obedeciendo a alguna geometría anormal.
Pero apenas hubo visto la vieja al caballero, cuando sus narices se pusieron lívidas, porque le pareció que los muertos resucitaban, y huyó, invocando al objeto de su devoción, Belzebut, haciéndole promesa de comer cuantas peras y manzanas le presentase si la libertaba de aquella visión de carne y hueso, salida de la mansión de los muertos. -Señora senectud -le gritaba el recién llegado-, ¿no ha venido por acá un caballero que viste así?
Pasada la cachetina y solo Cafetera, limpió con el gorro sus lágrimas de coraje, y con la flema de un inglés recién llegado comenzó a reconocer el terreno que pisaba.
Su disciplina fundamental sería el cultivo del ayuno y la voluntad, eso que ya se sabía, cultivaba aquel pueblo familiar hacía poco recién llegado y que se decía AZTECA-MESHICA-TENOCHCA.
-¡Ah, que es usté, pairino! -exclamó Joseíto, pretendiendo casi inútilmente acoger con una sonrisa al recién llegado. Éste contempló durante algunos instantes en silencio al chaval como si intentara reproducir su semblante moreno de curvas mejillas, de grandes ojos, de perfil agitanado y de pelo negrísimo, y tras aquellos instantes de silencio preguntóle con acento bronco y de simpáticas vibraciones: -¿A qué hora piensas tú darle hoy el acosón a Cristóbal el Zancúo?
Laura, obstinada en no arrojar de su alma el recuerdo de Enrique, prefirió tomar el velo de noticia en el convento de Santa Clara; y un año después pronunció los solemnes votos, ceremonia que solemnizaron con su presencia los cabildantes y oidores, presididos por el virrey, recién llegado entonces a Lima.
El ventero, que había estado escuchando el diálogo mantenido por el albardonero y el hijo de la señá Catite, panza arriba sobre el empedrado suelo y con un albardón por almohada, medio incorporóse a la entrada del nuevo personaje, y -¡Ah!, que es usté, tío Cantales -exclamó, tumbándose de nuevo sobre el no muy bien mullido lecho, después que hubo conocido al recién llegado.
El de los Bigotes posó la imponente mirada en el recién llegado; un mohín de disgusto probó a Antonio una vez más las dificultades de su empresa, y -Oye, tú, Garabato -exclamó Currito encarándose con uno de sus amigos-, si viée el Tomatera dile que me aspere, que tengo que decirle una cosa que a dambos mos interesa; que yo voy a ver pa qué me quiere a mí este caballero.
—Calculen ustedes— prosiguió Lerzundi— si serían finos que los lavaba yo mismo echándolos, previamente, á remojar en un vaso de agua. Recién llegado al Brasil me aconsejaron, que como preservativo contra la fiebre amarilla, acostumbra- se beber un vaso de leche á la hora de acostarme, y nunca olvidaba la mitcama colocar éste sobre el velador.
Posó el recién llegado una mirada ávida en la tapia del corral, y como si su mirada tuviese algo de mágicamente evocadora, apareció por encima del muro el torso arrogante de Rosario.