recental

(redireccionado de recentales)

recental

adj./ s. m. y f. GANADERÍA Se aplica al cordero o al ternero que mama y no ha pastado todavía. recentín

recental

 
adj.-com. Díc. de la cría de la oveja o de la vaca que todavía mama.
Ejemplos ?
Un espléndido sol otoñal embellecía las rápidas pendientes cubiertas por una vegetación exuberante y anárquica, en la que más que verse adivinábanse los rebaños por el lastimoso balar de los recentales y por el lánguido tintineo de las esquilas.
Malgastar un cuarto le parecía al tierno Aquiles tan bárbara acción como hacer malparir a una oveja o aplastarle en el vientre los póstumos recentales, o como destrozar un árbol robándole la misteriosa savia que corría a nutrir y dar color de salud a los frutos incipientes.
Mis hijos en las faldas de las colinas apacientan recentales, ellos que son jóvenes; yo de llenar los abrevaderos y barrer la casa tengo orden, y al impío Cíclope le sirvo en sus criminales comidas.
¿Por qué a la loba escuálida creó Naturaleza vecina de la tórtola que arrulla en la maleza la calma del cubil? ¿Por qué son hermosísimos los blancos recentales?
Zaleas de cabra cubrían sus torsos, por encima de túnicas de lana grosera, sujetas a la cintura con cuerdas de cáñamo; se apoyaban en rudas cachavas, y sus pies, callosos y negros, iban desnudos. Empujaban ovejas y corderos recentales, y las mujeres, en cestillas, llevaban ofrenda de huevos y miel.
Venerable pastor viejo con zamarra de pellejo de los muertos recentales siempre atento vigilando el rebaño va guiando por los buenos pastizales.
Rosa y Pinín, en tal conflicto, siempre estaban de parte de la Cordera, y en cuanto había ocasión, a escondidas, soltaban el recental que, ciego y como loco, a testaradas contra todo, corría a buscar el amparo de la madre, que le albergaba bajo su vientre, volviendo la cabeza agradecida y solícita, diciendo, a su manera: -Dejad a los niños y a los recentales que vengan a mí.
A la quejumbrosa melodía de los recentales, acorralados y ateridos, contestaban desde afuera los bajos profundos y cariñosos de las madres, mientras que Rufa y Eduvigis renegaban, si Dios tenía qué, en las bregas y afanes del ordeño.
No pocas veces he besado los chivos, no pocas veces he besado los recentales de ella y el becerro que le regaló Dorcón; pero este beso de ahora es muy diferente.
He cantado la pureza de las fuentes naturales, la gentil delicadeza que en los blancos recentales expresó Naturaleza: la sonrisa matutina de los días abrileños, la disuelta purpurina con que tiñen la colina los crepúsculos risueños; los arrullos guturales y los ósculos caídos en las caras celestiales de los niñitos dormidos en los brazos maternales...
Las golondrinas nuevas, renovando con sus noveles picos alfareros los nidos tempraneros; bajo el ópalo insigne de los atardeceres monacales, el lloro de recientes recentales por la ubérrima ubre prohibida de la vaca, rumiante y faraónica, que al párvulo intimida; campanario de timbre novedoso; remozados altares; el amor amoroso de las parejas pares; noviazgos de muchachas frescas y humildes, como humildes coles, y que la mano dan por el postigo a la luz de dramáticos faroles; alguna señorita que canta en algún piano alguna vieja aria; el gendarme que pita...
Y mugirán los tristes becerrillos, lamentando el destete, en la pradera, y la de alegres recentales dulces tropa gentil escalará la cuesta balando plañideros al pie de las dulcísimas ovejas; y cantará en el monte la abubilla, y en los aires la alondra mañanera seguirá derritiéndose en gorjeos, musical filigrana de su lengua...