recental


Búsquedas relacionadas con recental: ovejo

recental

adj./ s. m. y f. GANADERÍA Se aplica al cordero o al ternero que mama y no ha pastado todavía. recentín

recental

 
adj.-com. Díc. de la cría de la oveja o de la vaca que todavía mama.
Ejemplos ?
El peso de la canal en frío debe oscilar entre los 10 y los 15 kilogramos para el Recental y los 4,5 kilogramos a los 7 kilogramos el Lechal, después del periodo de oreo.
El peso de la canal en frío, preceptivamente, debe oscilar entre los 10 y los 15 Kg para el Recental y los 4,5 a 7 Kg para el Lechal, después del periodo de oreo.
En este sentido, los corderos deben sacrificarse antes de los 35 días de vida en el caso del lechal y entre 60 y 90 días en el caso del cordero recental.
Los corderos deben sacrificarse antes de los 35 días de vida en el caso del Lechal Manchego y entre 60 y 90 días en el caso del Cordero Manchego Recental.
En cuanto a la aparición de noticias del queso de la Montaña en la literatura, también es muy antigua, y Rodrigo de Reinosa alude en varios versos al queso refiriéndose al recental (reciente) y distinguiendo el peguial, el requesón e incluso nombra la famosa quesada de Pas, que hoy en día sigue siendo un producto de prestigio.
No Tuvieron la Tierra Prometida es el gran drama del hombre en toda su dimensión: del ambicioso, del idealista, del pobre de espíritu, del rebelde, del que se dice que está loco porque habla con las gaviotas y en cada nubecita ve un recental… El hombre y su mundo, un mundo intrincado, difícil, entrañable y cruel al mismo tiempo, dramático y rebosante de humor.
Frecuentemente empapará su altar la sangre de un recental de mis majadas; a él debo que mis novillas vaguen libremente, como ves, y también poder yo entonar los cantos que me placen al son de la rústica avena.
Rosa y Pinín, en tal conflicto, siempre estaban de parte de la Cordera, y en cuanto había ocasión, a escondidas, soltaban el recental que, ciego y como loco, a testaradas contra todo, corría a buscar el amparo de la madre, que le albergaba bajo su vientre, volviendo la cabeza agradecida y solícita, diciendo, a su manera: -Dejad a los niños y a los recentales que vengan a mí.