recela

recela

adj./ s. m. GANADERÍA Se aplica al caballo destinado a incitar a las yeguas.
Ejemplos ?
En la trampa sutil del hombre astuto incauto cayó, al fin, el fuerte León, del imperio animal monarco bruto. Llevado de su noble condición, no teme los engaños, ni recela de quien tiene por dote la razón.
En aquel punto, y con disgusto idéntico al que siente quien recela que alguien trata de impulsarle a cometer un crimen, Ricardo rechazó violentamente a Silveria, exclamando: -¡No me toques!
Esta mi doctrina habla con los imperfectos, con los mediocres y con los malsanos, y no con el sabio, que ni vive temeroso ni anda atentado; porque tiene de sí tanta confianza, que no recela salir al encuentro a la fortuna...
Sí, Señor, se vieron engañados, por no advertir que tales filósofos son osados, porque miran con desprecio una muerte que no recela ulterior juicio: aman la novedad por ostentar la sabiduría de que no poseen más que el prospecto, preocupados de ideas abstractas, ignoran lo que dista la teórica de la ejecución, principal punto de la ciencia de mandar.
En cualquiera división VS. sería el responsable: la Junta no la recela, y por eso nada teme la protesta. Pero como convenga hacer entender a todo el Reino la unión de las autoridades en la justa causa que V.S.
No deberá esta inmunidad tener lugar cuando haya algún peligro de la patria. Artículo 22. Ningún ciudadano ha de ser asegurado con prisiones, si no se recela su fuga. Artículo 23.
Cuantas de boca de locuaces viejas pude escuchar consejas, y cuantos en papeles, ya amarillos, encontré chismecillos, tantos fueron soberbios argumentos para hilvanar mis cuentos; y, al fin, según mi numen lo recela, se me acabó la tela.
Entre tanto Citerea revuelve en su pensamiento nuevos artificios, nuevos planes; decide que Cupido, tomando la apariencia y el rostro del dulce Ascanio, venga en lugar de él, inflame con aquellas dádivas a la apasionada Reina, y le infunda su fuego en las entrañas, por cuanto se recela de aquella poco segura casa y de los falaces Tirios; la abrasa el temor de la vengativa Juno, y toda la noche la atormenta aquel cuidado.
Viejo portal de la temida escuela de mi niñez, en cuyo fondo oscuro aún mi alma al flaco preceptor recela...
Llamela de la ventana: si ha de subir, abrirela. DOÑA BERNARDA Poco el cuidado recela de una montañesa llana. Cuando suba, ¿qué hay que importe?
Relincha el caballo inquieto En la cuadra que le encierra; El perro espantado aúlla, Y receloso, olfatea. El pájaro, de su jaula Contra el alambre se estrecha, Y al abrigo de sus plumas, Escucha, mira y recela.
La del decreto de libertad de los esclavos será sin duda porque se recela que ésta sea una medida arrancada por alguna sublevación o fermento de los esclavos, y se querrá saber si todavía hay algo que temer sobre este particular.