recatado

(redireccionado de recatada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con recatada: recato

recatado, a

1. adj. Que se comporta con recato o modestia siempre viste con ropas recatadas. decoroso, pudoroso
2. Que se comporta con prudencia y cautela le expuso su opinión de forma recatada. cauto imprudente

recatado, -da

 
adj. Circunspecto, cauto.
Honesto, modesto.

recatado, -da

(reka'taðo, -ða)
abreviación
1. persona que actúa con decencia y honestidad una joven recatada
2. que denota decencia y honestidad un vestido recatado
Sinónimos

recatado

, recatada
adjetivo
2 honesto, modesto, púdico, decoroso.
Ejemplo: por la vida tan recatada que lleva, pensé que no vendría a la fiesta. Se aplica particularmente a las mujeres: Inés es muy recatada.

recatado:

cautocircunspecto, honesto, modesto, reservado, recatada, púdico, precavido, decoroso,
Traducciones

recatado

prudente, ritroso

recatado

ADJ
1. (= modesto) → modest, shy, demure
2. (= prudente) → cautious, circumspect
Ejemplos ?
Pasó la siguiente noche, Y pasaron otra y otras, Y siempre ardia la luz Hasta el alba, en cuya hora Bajaba á la puente misma La misma figura lóbrega, Embozada, solitaria, Recatada y recelosa.
Todos estaban obstinados: César en llegar a morir, a pesar de toda la naturaleza; los conjurados a matarle, a pesar de tantos sobresaltos y sustos, pues no desconfiaron sus secretos de la larga conversación recatada de Popilio Lena con César.
«¡Triste, triste de mí, que a solas lloro »sin que mis ayes lleguen »al corazón que adoro!» Y aquí llegaba de su amarga queja cuando, a través de la cruzada reja y entre la sombra oscura que el olivar cobija en su espesura, cual blanca aparición consoladora, llegar bajo sus rejas vió a deshora recatada de un hombre la figura.
Sea instinto, sea man, es más fuerte que García; y aquella voz musical, y aquella forma ideal recatada entre las ondas de la seda y de las blondas, le hacen a García mal.
Abrí mis oídos a sus palabras, que tanto encendían mis deseos, aunque Inesilla era tan recatada que me parecía imposible se pudiese lograr que correspondiera a mi pasión.
Por vida tuya y por la mía, Andrés, que procedas en esto, y en todo lo que tocare a nuestros conciertos, cuerda y discretamente; que si así lo hicieres, sé que me has de conceder la palma de honesta y recatada, y de verdadera en todo estremo.
En la única recámara se veía una brillante cama de latón de alto nicho que le daba una recatada suntuosidad, alegre, y a la vez, discreta.
-Pues con esa licencia -prosiguió la discreta Leonisa-, quiero que no se me haga de mal mostrarme desenvuelta, a trueque de no mostrarme desagradecida; y así, ¡oh valiente Ricardo!, mi voluntad, hasta aquí recatada, perpleja y dudosa, se declara en favor tuyo; porque sepan los hombres que no todas las mujeres son ingratas, mostrándome yo siquiera agradecida.
Seis días se pasaron sin que saliese de casa, si no era de noche, que iba a ver a Tomás y a preguntarle del estado en que se hallaba; el cual le contó que, después que había dado el papel a Costanza, nunca más había podido hablarla una sola palabra; y que le parecía que andaba más recatada que solía, puesto que una vez tuvo lugar de llegar a hablarla, y, viéndolo ella, le había dicho antes que llegase: Tomás, no me duele nada; y así, ni tengo necesidad de tus palabras ni de tus oraciones: conténtate que no te acuso a la Inquisición, y no te canses; pero que estas razones las dijo sin mostrar ira en los ojos ni otro desabrimiento que pudiera dar indicio de reguridad alguna.
Varón es él como el que más; y si bien su fama no es de aquéllas que al oro y al poder prodiga la rastrera adulación, sino recatada y silenciosa como la que al mérito y la virtud tributa a veces la justicia; no por eso a mi entender debe dejarse arrinconada en la región epigástrica de las innumerables criaturas a quienes da gusto y robustece, puede decirse, con la sangre de sus propias venas.
Sencilla para pensar, prudente para sentir, recatada para amar, discreta para callar, y honesta para decir; robusta como una encina casera cual golondrina que en casa canta la paz, algo arisca y montesina como paloma torcaz; agria como una manzana, roja como una cereza, fresca como una fontana, vierte efluvios de alma sana y olor de Naturaleza.
Anduvo por muchos colegios extranjeros, aprendió muchas lenguas vivas, en todas las cuales sabía expresar correctamente las herejías de su señor padre, dogmas en casa. Sabía más que un bachiller y menos que una joven recatada.