recargado

(redireccionado de recargada)
También se encuentra en: Sinónimos.

recargado, a

1. adj. Que se ha vuelto a cargar las pilas recargadas parece que duran menos que las nuevas.
2. Que está adornado en exceso es un cuadro muy recargado para mi gusto. abigarrado sencillo, simple
3. Que se ha puesto encima.

recargado, -da

 
adj. Cargado otra vez o en exceso.
Puesto encima.
fig.Exagerado, excesivo.

recargado, -da

(rekaɾ'γaðo, -ða)
abreviación
que está adornado en exceso El rococó es un estilo recargado.
Sinónimos

recargado

, recargada
adjetivo
Traducciones

recargado

ornate

recargado

ADJ (= sobrecargado) → overloaded; [estilo, diseño] → overelaborate
Ejemplos ?
Esta búsqueda, pensaba ella, no era sino un mérito más; y en el orgullo de su devoción, Emma se comparaba a esas grandes señoras de antaño, cuya gloria había soñado en un retrato de la Vallière(2), y que, arrastrando con tanta majestad la recargada cola de sus largos vestidos, se retiraban a las soledades para derramar a los pies de Cristo todas las lágrimas de su corazón herido por la existencia.
Por eso el objeto de este esbozo, aunque no tan exhaustivo como se debía por el espacio dedicado a este trabajo, pretexto muy usual, es observar a grandes rasgos con criterio semiótico lo que hasta ahora, quizá por pereza mental o por considerarlo poco importante, se ha hecho a un lado por la mayoría de los críticos en México: la estructura, la forma, ya que el efecto que produce la presentación aislada de datos impresionantes extraídos del mundo relatado obedece sin duda al aprovechamiento de una sistematización en donde los elementos que integran la obra están íntimamente relacionados y dan origen a ese impacto poético, tierno y dolorido de quien lo lee y creado por medio de una lengua llana, escueta, a veces recargada de sencillez...
Considerado como Escritor, el Vizconde del Puerto merece un lugar distinguido por sus Reflexiones militares : obra clásica en su género: escrita en estilo claro y sencillo, con buen método, y un plan vasto, juicioso, y felizmente executado: algo recargada de alusiones y de citas, defecto mas bien hijo de su modestia, que de su ostentación.
se pasaba en hora buena de exuberancia rellena, por ver si algún Odiseo, recargada en una roca, proseguía con su paseo, esperando como loca, el comérselo con moca.
En este día, habiéndose congregado en su sala capitular los señores del Muy Ilustre Ayuntamiento en acuerdo ordinario, por hallarse la Secretaría de su despacho sumamente recargada de los asuntos peculiares al Cuerpo...
Ni es justo olvidar en esta breve reseña las providencias que han sacado a la casa de moneda del estado de decadencia en que se hallaba; las que se han dirigido a mejorar la organización y hacer más expeditas las funciones de la contaduría mayor, y las que últimamente han tenido por objeto abreviar el despacho de la aduana de Valparaíso, inmensamente recargada por un efecto del vuelo asombroso que ha tomado el comercio.
Ventajas éstas, que no pueden lograrse sino tan sólo con la condición de que la propiedad privada no sea recargada por excesivos tributos e impuestos.
En esta década se distinguen dos periodos: Desde 1905 hasta comienzos de la Primera Guerra Mundial, se caracteriza por ser el apéndice de la moda recargada propia de la Belle Époque, así como por la aparición de una silueta que tiende hacia la verticalidad en la mujer (se ponen de moda los corsés rectos y largos y las faldas con poco vuelo y acompañadas de una sobrefalda) y al orientalismo.
Increíblemente sonaba como si, tras mucha incertidumbre, la banda pudiera entrar en el milenio recargada, fresca y con mucho más entusiasmo que nunca antes.
Como ejemplo puede darse un vehículo automóvil, en donde el aparataje eléctrico está polarizado porque se alimenta de una batería de acumuladores, que proporciona una tensión continua de generalmente 12 volts (antiguamente 6 volts), ella misma recargada por un alternador con salida que también provee 12 V.
La argumentación planteada por el decreto señalaba el temor a que la presencia de herejes y libros prohibidos en América —que de por sí podía constituir una "grande ofensa"— para evitar que pasen ideas diferentes de la línea oficial católica a esos territorios, que pudieran "pervertir" a los indígenas. En Cartagena de Indias se estableció en 1610 otro tribunal, para aliviar la recargada responsabilidad de los dos anteriores.
Tal acumulación de recursos expresivos da a la poesía de Mena una forma barroca y recargada, además de un gran sonoridad y fuerza expresiva.