recóndito


También se encuentra en: Sinónimos.

recóndito, a

(Del lat. reconditus .)
adj. Que está muy escondido nos encontramos en un lugar recóndito; conocía sus más recónditos deseos. oculto, reservado

recóndito, -ta

 
adj. Muy escondido, reservado y oculto.

recóndito, -ta

(re'kondito, -ta)
abreviación
que está muy escondido La policía buscaba al ladrón en los más recónditos lugares.
Sinónimos

recóndito

, recóndita
adjetivo
profundo, escondido, hondo, oculto, reservado.
Recóndito intensifica el significado de todos estos adjetivos.

recóndito:

profundoescondido, reservado, hondo, oculto,
Traducciones

recóndito

recôndito

recóndito

recondite

recóndito

recondito

recóndito

recondite

recóndito

ADJrecondite
en lo más recóndito dein the depths of
en lo más recóndito del corazónin one's heart of hearts
en lo más recóndito de mi serdeep down inside
Ejemplos ?
Una entre sonrisa y mohín estereotipado en sus labios finos y pálidos hablaba con muda elocuencia del recóndito, silencioso y constante malestar, y sus movimientos estaban llenos de languideces; la falda de color de rosa que vestía, como la chaquetilla del mismo color, que ocultaba del todo casi amplio pañuelo blanco de Canilla, dejaba adivinar lo descarnado de su cuerpo de armónicas elegantes proporciones.
El café, enciclopedia citadina, recopiladora del sentir intrascendente, cementerio de ocios infructíferos, a cada instante se va llenando más, y más, y más... XIX Era... Yes... El hombre recóndito. El que nos camina su diuturna peregrinanza. El que no se ve, pero se siente.
¡Cuánta alegría! Recóndito sadismo que late en cada uno de nosotros, por más bondadosos y sacrificados que aparentemos ser al escuchar furtivamente las quejas de los iracundos o las risas sarcásticas, irónicas, burlescas, picaras o melancólicas del mundo, de este mundo hecho para gozar y no otro...
A veces se le veía re- zar el oficio divino en el lugar más recóndito de la casa, y también se advertía que sus alimentos no pasaban de una sencilla sopa de pan y agua.
Aquella misteriosa y no pedida declaración sincera y espontánea de un generoso amor, que por él vela y que con el de su ángel se compara, hizo en su corazón, con el recóndito y hondo poder de voluntad simpática, fermentar ese amor único y ciego que en la vida una vez nos avasalla; ese amor solitario, irresistible, voraz, que nace al parecer sin causa, que ahoga todo amor, todo recuerdo del corazón en cuyo centro arraiga: ese amor cuyo germen atesora toda alma ardiente para amar creada, y que brota violento, repentino al contacto magnético de otra alma, cuyo amor corresponde con el suyo, porque nace con ella apareada; y una a otra sus átomos fecundos se envían sin cesar como las palmas.
Quedóse el claustro recóndito por el farol alumbrado que dejó, al irse, colgado Margarita en el altar, y sólo se oyó tras ella el rumor del aguacero, y el soplo del aire fiero que bramaba sin cesar.
Sí, loco, ¡vive Dios!, pues ya no veo lo que hay delante de mi vista ansiosa, ni mi mano incapaz es poderosa de trazar mi recóndito deseo.» Y con el mudo mármol encarándose, el cabello y la faz, dijo, mesándose: «¿Por qué, piedra traidora, lo que sin entusiasmo hice mil veces con más profunda inspiración ahora te marca mi cincel, no lo obedeces?
Ni el marido de Juana tenía la pretensión de sacar a relucir su arte recóndito, ni Juana mostraba interés en que la gente se enterase de que ella era lista, ingeniosa, perspicaz, capaz de sentir y ver rancho.
Aquí, no osbtante, hallamos más que involuntarias reminiscencias; dígalo en primer lugar la maravillosa Giralda; mucho más antigua que la catedral, cuya solemne sonora voz esparce por los aires y a la cual no tiene el Oriente más recóndito nada que se le pueda preferir.
De risco en valle, de matorral en arroyuelo, Fernando sentía en su brazo el tembloroso de la viuda, temiendo a cada instante ver desmayar la voluntad de esta hermosa dama -herida en lo más recóndito, en lo más puro-, y sin atreverse a mirar sus ojos, para que no le llamara indiscreto alguna lágrima.
En sus palabras, por obra del Espíritu Santo, se oculta gran número de verdades que sobrepujan en mucho la fuerza y la penetración de la razón humana, como son los divinos misterios y otras muchas cosas que con ellos se relacionan: su sentido es a veces más amplio y más recóndito de lo que parece expresar la letra e indican las reglas de la hermenéutica; además, su sentido literal oculta en sí mismo otros significados que sirven unas veces para ilustrar los dogmas y otras para inculcar preceptos de vida; por lo cual no puede negarse que los libros sagrados se hallan envueltos en cierta oscuridad religiosa, de manera que nadie puede sin guía penetrar en ellos(33).
ien veces los miré, mas nunca supe Cuál era su color; fijos los míos En su lumbre, contentos se anegaban, Y al parecer veïan; Pero el alma sedienta penetraba, A través de las formas veladoras, En busca del recóndito sentido, Como busca el teósofo, Signada en piedras, plantas y metales, La huella del Señor; letras quebradas Que anuncian su poder; cifra del nombre A lengua terrenal siempre vedado.