rebosante

(redireccionado de rebosantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

rebosante

1. adj. Que está muy lleno, o a punto de rebosar el embalse está rebosante; la rebosante copa. repleto
2. Que tiene algo en gran cantidad, o es muy abundante país rebosante de petróleo; padre rebosante de alegría. pletórico

rebosante

(reβo'sante)
abreviación
que sale por encima de los bordes de un recipiente un jarro rebosante de cerveza
Sinónimos
Traducciones

rebosante

brimful

rebosante

rigurgitante

rebosante

ADJ rebosante de (lit, fig) → brimming with, overflowing with
Ejemplos ?
Entonces, el hombre la esquiló. La oveja tuvo magníficos hijos, rebosantes de salud y redondos de gordura. El hombre se los llevó, sin decirle para donde.
Llanto por las ofensas de Fortuna Lloro por las ofensas de Fortuna con ojos rebosantes, porque sus regalos para mí ella rebeldemente se los lleva.
Yo os enseño el amigo y su corazón rebosante. Pero hay que saber ser una esponja si se quiere ser amado por corazones rebosantes.
Los primeros días el conde bajaba por su propia mano los sacos llenos de trigo, los canastos rebosantes de hogazas, las latas colmadas de té y de azúcar; pero como el servidor Efimio desempeñase esta tarea mucho más pronta y hábilmente que su señor, acabó el conde por dejársela encomendada.
Unos buscábamos a nuestros seres queridos, que descansaban entre los fríos pabellones rebosantes de ausencias, mientras algunos se preocupaban más por reconocer los cuerpos de los supuestos suicidas.
Después, la señorita d'Andervilliers recogió los trozos de bollo en una cestilla para llevárselos a los cisnes del estanque y se fueron a pasear al invernadero, caliente, donde unas plantas raras, erizadas de pelos, se escalonaban en pirámides bajo unos jarrones colgados, que, semejantes a nidos de serpientes, rebosantes, dejaban caer de su borde largos cordones verdes entrelazados.
El ruidoso estallido de los relampagueantes cohetes, el dulce siseo de la gaita, el grave vozarrón del tambor, los pregones dangosos de las avellaneras, los carros desuncidos, los puestos rebosantes, los vasos de cerveza en alto, el runrun de las conversaciones, las atropelladas risas y atropellantes carreras de los chicuelos, preludiaban fiesta.
O mariposas, tan sólo agoreras mariposas son las calles pardas, las calles y calles y calles y calles y calles secas, muertas, polvorientas cales, huyendo sin huir de la luz que les estampa su negrura al sol, melancolías, las calles yertas, extendidas en cuadrángulos viciados rebosantes de vidas fugitivas que jamás les habitan su ternura, empalidecidas.
No me agradarían más las ostras del Lucrino, el escaro ni el rodaballo, si la borrasca movida por el Levante los dirige a nuestros mares; ni la gallina de África o el francolín de Jonia serían recibidos con más placer en mi vientre que la aceituna cogida de las ramas rebosantes, la hierba del lampazo que crían las praderas, las malvas tan saludables al cuerpo enfermo, la cordera sacrificada al dios Término y el cabrito arrancado a los dientes del lobo.
La gente se instaló. Los tablados rebosantes tenían el aspecto móvil y policromo de un cinema en colores. El blanco de los cuellos, las pecheras y los sombreros de paja, daban al conjunto ambiente de frágil movilidad.
El tantán de los negros resonó a bordo del "Caballo Verde"; una luna perlática fosforeció en la inmensidad entre enormes estrellas rebosantes de temblorosas luces, y el noble anciano que en su juventud había sido un conspicuo bandido dijo, mientras vertía sobre el hielo de su copa el oro de un whisky viejo: -Esta tarde me acordé de mi primer viaje al valle de Moka.
Allí se quedaron las botellas llenas, las copas rebosantes de espumilla fina, los pasteles de fundente chocolate, la dulce posdata de la merienda.