rebaño

(redireccionado de rebaños)
También se encuentra en: Sinónimos.

rebaño

1. s. m. GANADERÍA Conjunto grande de ganado, en especial del lanar el pastor tenía un rebaño de cincuenta ovejas. hato
2. coloquial Conjunto de personas que se dejan dirigir en sus opiniones, gustos o actos por lo que hace, dice o piensa la generalidad.
3. RELIGIÓN Congregación de los fieles de la Iglesia católica, respecto de sus pastores espirituales.

rebaño

 
m. Hato grande de ganado.
fig.rel. Congregación de los fieles respecto de sus pastores espirituales.

rebaño

(re'βaɲo)
sustantivo masculino
1. conjunto de ganado en especial el lanar un rebaño de ovejas
2. conjunto de personas fácil de dirigir El pueblo es el rebaño de los oportunistas.
3. comunidad de los fieles cristianos a cargo de su pastor espiritual Dime como es el pastor y te diré como es el rebaño.

rebaño

(re'βaɲo)
sustantivo masculino
1. conjunto de ganado en especial el lanar un rebaño de ovejas
2. conjunto de personas fácil de dirigir El pueblo es el rebaño de los oportunistas.
3. comunidad de los fieles cristianos a cargo de su pastor espiritual Dime como es el pastor y te diré como es el rebaño.
Sinónimos

rebaño

sustantivo masculino
manada*, hato, hatajo*, atajo, boyada, vacada, torada, piara, yeguada, pavada, grey.
Se utilizan según la clase de ganado. Cuando no se especifica, rebaño alude generalmente al lanar.

rebaño:

manadaboyada, vacada, yeguada, piara, hato, pavada, torada,
Traducciones

rebaño

flock, herd

rebaño

Herde

rebaño

troupeau

rebaño

سِرْب

rebaño

stádo

rebaño

flok

rebaño

lauma

rebaño

stado

rebaño

群れ

rebaño

무리

rebaño

kudde

rebaño

flokk

rebaño

stado

rebaño

rebanho

rebaño

стая

rebaño

flock

rebaño

ฝูงสัตว์

rebaño

sürü

rebaño

đàn

rebaño

rebaño

стадо

rebaño

SM
1. [de ovejas] → flock; [de cabras] → herd
2. [de personas] (tb Rel) → flock
Ejemplos ?
Un espléndido sol otoñal embellecía las rápidas pendientes cubiertas por una vegetación exuberante y anárquica, en la que más que verse adivinábanse los rebaños por el lastimoso balar de los recentales y por el lánguido tintineo de las esquilas.
Yuntas de bueyes y rebaños de carneros pasan frente a sus ojos, vendedores con los pellejos de cabra repletos de aceite, campesinas con pilastras de carbón amarradas por juncos a los sobacos, barberos que se dedican a sangrar.
Pegaso, levantando el vuelo y abandonando la tierra madre de rebaños, marchó a la mansión de los Inmortales y allí habita, en los palacios de Zeus, llevando el trueno y el rayo al prudente Zeus.
Es capaz de aumentar el ganado en los establos junto con Hermes, y en cuanto a las manadas de bueyes, los extensos rebaños de cabras y las majadas de lanudas ovejas, si así lo desea en su corazón, multiplica los pequeños y disminuye los numerosos.
Creaste la Tierra según tu deseo, tú, solitario, A todos los hombres, el ganado y los rebaños; Cuanto existe en la tierra que anda sobre sus patas, Todo lo que hay en el cielo que vuela con sus alas, Las tierras de Jaru y Kush, La tierra de Egipto.
Si su infancia hubiera transcurrido en la trastienda de un barrio comercial, quizás se habría abierto entonces a las invasiones líricas de la naturaleza que, ordinariamente, no nos llegan más que por la traducción de los escritores. Pero conocía muy bien el campo; sabía del balido de los rebaños, de los productos lácteos, de los arados.
-No me han visto -exclamó el monarca con júbilo; porque en efecto no había encontrado a nadie por aquellos campos, ni aun a los pastores que sacaban sus rebaños en otros tiempos por allí.
Poníanlos los caudillos en orden de batalla fácilmente, como los pastores separan las cabras de grandes rebaños cuando se mezclan en el pasto; y en medio aparecía el poderoso Agamemnón, semejante en la cabeza y en los ojos a Zeus, que se goza en lanzar rayos en el cinturón a Ares y en el pecho a Poseidón.
En aquel campo logramos un espléndido botín: cincuenta vacadas, otras tantas manadas de ovejas, otras tantas piaras de cerdos, otros tantos rebaños copiosos de cabras y ciento cincuenta yeguas bayas, muchas de ellas con sus potros.
Eneo quedóse en su país, pero mi padre, después de vagar algún tiempo, se estableció en Argos porque así lo quisieron Zeus y los demás dioses, casó con una hija de Adrasto y vivió en una casa abastada de riqueza: poseía muchos trigales, no pocas plantaciones de árboles en los alrededores de la población, y copiosos rebaños; y aventajaba a todos los aqueos en el manejo de la lanza.
El mercader vendía con excelente ganancia los elefantes domesticados y gorilas. Disponía de varias leguas de selva y de numerosos rebaños de esclavos.
La admiración que es una gran reclutadora de rebaños, ayuda a la gratitud, que es una gran forjadora de cadenas, a perpetuar los yugos.