rebaño


También se encuentra en: Sinónimos.

rebaño

1. s. m. GANADERÍA Conjunto grande de ganado, en especial del lanar el pastor tenía un rebaño de cincuenta ovejas. hato
2. coloquial Conjunto de personas que se dejan dirigir en sus opiniones, gustos o actos por lo que hace, dice o piensa la generalidad.
3. RELIGIÓN Congregación de los fieles de la Iglesia católica, respecto de sus pastores espirituales.

rebaño

 
m. Hato grande de ganado.
fig.rel. Congregación de los fieles respecto de sus pastores espirituales.

rebaño

(re'βaɲo)
sustantivo masculino
1. conjunto de ganado en especial el lanar un rebaño de ovejas
2. conjunto de personas fácil de dirigir El pueblo es el rebaño de los oportunistas.
3. comunidad de los fieles cristianos a cargo de su pastor espiritual Dime como es el pastor y te diré como es el rebaño.

rebaño

(re'βaɲo)
sustantivo masculino
1. conjunto de ganado en especial el lanar un rebaño de ovejas
2. conjunto de personas fácil de dirigir El pueblo es el rebaño de los oportunistas.
3. comunidad de los fieles cristianos a cargo de su pastor espiritual Dime como es el pastor y te diré como es el rebaño.
Sinónimos

rebaño

sustantivo masculino
manada*, hato, hatajo*, atajo, boyada, vacada, torada, piara, yeguada, pavada, grey.
Se utilizan según la clase de ganado. Cuando no se especifica, rebaño alude generalmente al lanar.

rebaño:

manadaboyada, vacada, yeguada, piara, hato, pavada, torada,
Traducciones

rebaño

flock, herd

rebaño

Herde

rebaño

troupeau

rebaño

سِرْب

rebaño

stádo

rebaño

flok

rebaño

lauma

rebaño

stado

rebaño

群れ

rebaño

무리

rebaño

kudde

rebaño

flokk

rebaño

stado

rebaño

rebanho

rebaño

стая

rebaño

flock

rebaño

ฝูงสัตว์

rebaño

sürü

rebaño

đàn

rebaño

rebaño

стадо

rebaño

SM
1. [de ovejas] → flock; [de cabras] → herd
2. [de personas] (tb Rel) → flock
Ejemplos ?
Atena ::Yo fui, yo le aparte de una alegría que ya no tenia remedio, yo que sumí en el desconcierto sus ojos y le volví contra el rebaño, las bestias del botín que todavía no se habían repartido y que tus boyeros guardaban mezcladas.
Ella lo sabía, y a pesar del terror que esta idea le producía, anhelaba ver ante sus ojos el rostro bondadoso y rudo de don Leovigildo, de aquel buen cura que tanto la acariciara de niña, al ver pasar al cual apresurábase siempre a separarse de sus compañeras de juegos y travesuras infantiles par ir a besarle la mano y a pedirle alguna estampita sagrada; a aquel bondadoso apacentador del rebaño de su pueblo, que había bendecido su unión con su Joseíto.
Justamente, el dragón hacía días que estaba rabiando de hambre. Quedábase la gente en la ciudad, y la fiera ayunaba, rugiendo al husmear el rebaño humano guardado por las fuertes murallas.
El pastor dedicaba a la Divinidad el sacrificio de una bestia de su rebaño, cogida al azar, y elevaba al cielo sus bracos, tintos en sangre inocente.
No se osa aparecer lo que se es, y en esta sujeción o embarazo perpetuo, los hombres que forman ese rebaño que se llama sociedad, colocados en las mismas circunstancias, harían todos idénticas cosas si motivos más poderosos no se lo impidieran.
Para evolucionar es preciso ser libre y no podemos tener libertad si no somos rebeldes, porque nunca tirano alguno ha respetado a los pueblos pasivos; jamás un rebaño de carneros se ha impuesto con la majestad de su número inofensivo, al lobo que bonitamente los devora sin cuidarse de otro derecho que el de sus dientes.
as mansas multitudes hacían un ruido como de rebaño en el esquiladero; rodeábanme la brutalidad, la infamia, la adulación, la mentira, la vanidad; cansáronse mis nervios; hui de la ciudad porque sentíame prisionero en ella, y vine hasta esta roca solitaria que será el mausoleo de mis fastidios.
Las maderas del Orinoco, la siembra de árboles, la producción maderera, y eso tiene que dar dividendos, el rebaño vacuno, bufalino, carne, leche y derivados, y eso tiene que dar dividendos.
Y, sin embargo, estabas para el amor formada, Hecha para el suspiro, el mimo y el desmayo, Para llorar tristeza sobre el pecho querido Deshojando una rosa de olor entre los labios. Para mirar la luna bordada sobre el río Y sentir la nostalgia que en sí lleva el rebaño.
y luego cuando cesa por fin en su matanza, ata con cuerdas a los bueyes y a los demás animales del rebaño que quedan con vida y se los lleva a su tienda creyendo haber cazado, no bueyes, sino hombres.
Cuando el Ogro al rebaño andar ordena al antro, y dentro de él ninguno siente, y ve que ha de privarse de su cena; culpa a Lucina, que es de ello inocente; y a estar encadenada la condena al raso en el peñasco prominente.
Y allí con obra audaz del monstruo grueso lograron libertar a esta Lucina, si bien más por fortuna que por seso; llevándola a su padre en la marina que allí estaba y feliz vio su regreso. Esto ocurrió a la hora matutina que Norandín con el rebaño estaba rumiando dentro de la alpestre cava.