realengo

(redireccionado de realengos)

realengo, a

1. adj. HISTORIA Se aplicaba al pueblo que no pertenecía a un señor o a una orden, sino que dependía de forma directa del rey.
2. Se refiere al terreno que pertenece al estado.
3. Colomb., P. Rico, Venez. Se aplica a la persona que es vaga u holgazana, o con poca disposición al trabajo.
4. Méx., P. Rico Que no tiene dueño, en especial aplicado a los animales.

realengo, -ga

 
adj. Díc de los pueblos que no eran de señorío ni de las órdenes, sino que dependían directamente del rey.
Traducciones

realengo

ADJ
1. (LAm) [animal] → ownerless
2. (Méx, Caribe) (= ocioso) → idle; (= libre) → free, unattached
Ejemplos ?
Los términos propios que el dicho pueblo tiene, los comunes y realengos de que goza, y las rentas y aprovechamientos que tienen por propios del dicho pueblo, y lo que valen los portazgos y pasages dél.
Tras la reconquista de la actual provincia de Huelva, la división político-nobiliaria se hace en realengos, que no siempre mantuvieron su condición, en su parte norte y en señoríos que terminaron ganando importancia más adelante en su parte sur.
En Puerto Rico Se le denomina Perro "sato" o "realengos" En República Dominicana Se le conoce principalmente como "vira lata","realengos", "sarnoso".
En otros países de América Latina y el Caribe son llamados vira latas o realengos, esto para referirse al conglomerado de perros mestizos, (este nombre es similar al que se da tanto en Brasil como en Portugal: vira-latas o rafeiros).
En algunos casos las comunidades tributaban directamente a la Corona y se les conocía como "Bienes Realengos", en otros el derecho de cobrar fue cedido a particulares mediante la institución de encomiendas.
Además, se decidió someter al arbitraje del rey Carlos VI de Francia si las reclamaciones de Alfonso Enríquez eran justas; en caso contrario, su patrimonio pasaría a los dominios realengos.
Retomando lo relacionado con el café se plantea que el cafetal más antigua fue fomentado en el territorio de Melena y se llamó “La Fortuna”, en este propio lugar, pero en 1833 estuvo el Ingenio “El Desquite”; las primeras plantaciones de cafeto se debieron a inmigraciones francesas del año 1790. Hacia 1822 se vende en toda esta región las tierras baldías y realengos favoreciéndose así el desarrollo agrícola.
Además, las desamortizaciones decimonónicas también dejaron su huella por la absorción de algunos lugares dentro de realengos anejos.
También deberá informar sobre el estado de las poblaciones y ganados, si aquéllas tienen ejido o no; sobre la posibilidad de organizar pueblos; sobre la ocupación legítima o no de los terrenos realengos - los que no son de propiedad privada - y la posibilidad de mejorar los campos dándoles utilidad para que proporcionen ganancias a la Real Hacienda.
En 1264, el Rey Teobaldo II concedió a los pobladores de Tiebas los mismos "fueros" que disfrutaban los francos de la rúa de San Martín de la ciudad navarra de Estella. Y dos meses más tarde el privilegio perpetuo de ser "realengos" y "libres de toda labor", salvo trabajar en los castillos.
El historiador tinerfeño José de Viera y Clavijo describe el término de Arico a finales del siglo de la siguiente manera: A lo largo de los siglos y se fue creando una estructura de clases en la comunidad campesina de Arico, en la que una minoría de propietarios y grandes arrendatarios acaparó las extensas haciendas de la zona, mientras que un amplio colectivo campesino, empobrecido y ajeno a la propiedad, vio limitado su acceso a pastizales y baldíos realengos.
La ciudad permanecería bajo dominio asidonense 34 años, hasta que, ya bien asentados en su trono, los Reyes Católicos suprimieron el título el 22 de diciembre de 1501 y reincorporaron el territorio a los dominios realengos de la Corona de Castilla.