realengo

realengo, a

1. adj. HISTORIA Se aplicaba al pueblo que no pertenecía a un señor o a una orden, sino que dependía de forma directa del rey.
2. Se refiere al terreno que pertenece al estado.
3. Colomb., P. Rico, Venez. Se aplica a la persona que es vaga u holgazana, o con poca disposición al trabajo.
4. Méx., P. Rico Que no tiene dueño, en especial aplicado a los animales.

realengo, -ga

 
adj. Díc de los pueblos que no eran de señorío ni de las órdenes, sino que dependían directamente del rey.
Traducciones

realengo

ADJ
1. (LAm) [animal] → ownerless
2. (Méx, Caribe) (= ocioso) → idle; (= libre) → free, unattached
Ejemplos ?
Con el tiempo el rey empezará a crear una red de funcionarios para que controlen las tierras y poblaciones directamente dependientes de él, llamadas de realengo.
Su condición de realengo, alterada en algunas ocasiones por la cesión de la Villa a señores, generalmente a miembros de la familia real, le sirve para obtener una cierta libertad de actuación que terminará por fortalecer al Concejo, que ya en 1484 comienza la construcción de su sede, la Casa Consistorial o Casa del Corregidor Trasmiere.
Los bailes comenzaron teniendo competencias similares, pero acabaran especializándose en la gestión del patrimonio real. El rey otorgaba a ciudades y villas de realengo fueros que especificaban los privilegios de sus vecinos.
Después de varias disputas entre el conde y la corona, éste es vencido y el concejo de Llanes recupera su condición de concejo de realengo.
En 1787, Campomanes elaboró un proyecto de repoblación de las zonas deshabitadas de las tierras de realengo de Sierra Morena y del valle medio del Guadalquivir, creando las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena.
Su historia, al igual que el resto de localidades salmantinas fronterizas con Portugal y ribereñas del Duero, pertenecieron durante la Edad Media al concejo de Ledesma, y a una serie de señores medievales o de realengo, dentro del Reino de León.
Repoblado por los monarcas leoneses, Mieza fue señorío de realengo bajo el reinado de Alfonso IX de León, pasando a pertenecer posteriormente al condado de Ledesma, al que pertenecía el Sexmo de Mieza en el siglo XVIII.
El día 15 de julio del año 925 donó al monasterio de San Andrés de Pardomino una heredad, situada en territorio de realengo, llamada Villa Donica.
En 1338 el concejo recibe la Carta Puebla mediante el Fuero de Benavente. Ya en 1581 y bajo el reinado de Felipe II Langreo pasa a ser concejo de Realengo, independiente de nuevo de la iglesia ovetense.
La siguiente fase de la conquista, o conquista de realengo, se llevó a cabo a instancias de la Corona de Castilla, después de que los señores de las islas hubiesen cedido sus derechos sobre Gran Canaria, La Palma y Tenerife –islas que aún quedaban por conquistar– a los Reyes Católicos en 1477.
El fuero original se conserva en el Archivo municipal junto con una copia romanceada, joya histórica, lingüística y jurídica por la que la villa adquiere categoría de realengo, sin sometimiento señorial y con unos privilegios económicos y civiles, guardando una inquebrantable fidelidad a la corona.
La historia de Aldeadávila durante su integración en la corona leonesa, nos cuenta que al igual que el resto de localidades salmantinas fronterizas con Portugal y ribereñas del Duero, perteneció al concejo de villa y tierra de Ledesma, representado por sus señores medievales o de realengo en las Cortes del Reino de León de 1188, consideradas la cuna del parlamentarismo a nivel mundial.