reír

(redireccionado de reían)
También se encuentra en: Sinónimos.

reír

(Del lat. ridere.)
1. v. intr. y prnl. FISIOLOGÍA Mostrar una persona alegría o regocijo con ciertos movimientos del rostro y del cuerpo y con sonidos inarticulados se ríe tan fuerte que se la quedan mirando. carcajearse, desternillarse
2. v. tr., intr. y prnl. Hacer burla de una persona o una cosa o no tomarla en serio ríe de los defectos ajenos; río sus chistes; se ríe de ti. mofarse
3. v. intr. Tener una cosa un aspecto agradable, alegre o atractivo sus ojos ríen. sonreír
4. v. tr. Celebrar lo que hace o dice una persona con risa no le rías las gracias. aplaudir
5. v. prnl. coloquial Empezar a romperse una cosa mostrando una abertura mis mocasines se ríen; la tela se ríe de gastada.
6. reírse de una cosa o una persona coloquial Despreciarla, no tomarla en serio se ríe de tus consejos.
NOTA: Conjugación: CONJ.: INDICATIVO: PRES.: río, ríes, ríe, reímos, reís, ríen. IMPERF.: reía, reías, reía, reíamos, reíais, reían. INDEF.: reí, reíste, rió, reímos, reísteis, rieron. FUT.: reiré, reirás, reirá, reiremos, reiréis, reirán. COND.: reiría, reirías, reiría, reiríamos, reiríais, reirían. SUBJUNTIVO: PRES.: ría, rías, ría, riamos, riáis, rían. IMPERF.: riera o riese, rieras o rieses, riera o riese, riéramos o riésemos, rierais o rieseis, rieran o riesen. FUT.: riere, rieres, riere, riéremos, riereis, rieren. IMPERATIVO: ríe, ría, riamos, reíd, rían. GERUNDIO: riendo. PARTICIPIO: reído.

reír

 
intr.-prnl. Manifestar alegría y regocijo mediante la expresión de la mirada y ciertos movimientos de la boca y otras partes del rostro, acompañados de la emisión de una serie de sonidos explosivos e inarticulados.
Tener las cosas aspecto deleitable y capaz de infundir alegría.
tr. Celebrar con risa [alguna cosa].
tr.-intr.-prnl. fig.Hacer burla o zumba de una persona o cosa.
Modelo [9]. V. conjugación (cuadro).

reír

(re'iɾ)
verbo intransitivo
1. manifestar alegría con movimientos del rostro y emisión de sonidos Rieron a carcajadas con sus chistes.
2. tener una cosa un aspecto agradable, alegre o atractivo Sus ojos ríen.

reír


verbo transitivo
celebrar lo que hace o dice una persona con risa reírle las gracias a alguien
Sinónimos

reír

intransitivo y pronominal
Traducciones

reír

laugh, to laugh, tear

reír

смея се

reír

riure

reír

le

reír

lachen

reír

ridi

reír

rire

reír

לצחוק

reír

ridere

reír

lachen

reír

le

reír

rir

reír

smejati se

reír

skratta

reír

smát se

reír

nauraa

reír

smijati se

reír

笑う

reír

웃다

reír

หัวเราะ

reír

cười

reír

reír

reír

A. VI
1. [persona] → to laugh
no me hagas reírdon't make me laugh
echarse a reírto burst out laughing
reír como un locoto laugh one's head off
el que ríe el último, ríe mejor o más fuertehe who laughs last laughs longest
2. (liter) [ojos] → to laugh (liter), sparkle; [campo, mañana, naturaleza] → to sparkle, glow
B. VTto laugh at
todos le ríen los chisteseverybody laughs at his jokes
C. (reírse) VPR
1.to laugh
reírse con algo/algn todos se ríen con sus chisteseverybody laughs at his jokes
siempre nos reímos con élwe always have a good laugh with him
reírse de algn/algoto laugh at sb/sth
se está riendo de míhe's laughing at me
¿de qué te ríes?what are you laughing at?
¡déjame que me ría!that's a good one!
2. (= estar roto) estos zapatos se ríenthese shoes are split wide open at the toes
la chaqueta se me ríe por los codosmy jacket has worn through at the elbows

reír

vi, vr to laugh
Ejemplos ?
La cena era abundante, el vino bueno, la conversación alegre y animada. Los franceses reían, juraban, blasfemaban, cantaban, fumaban, comían y bebían a un mismo tiempo.
La vida desbordábase en aquellos lugares; gritaban, reían, chusqueábanse todos al unísono, en medio de aquel ambiente caldeado y bajo un cielo de abrasadora brillantez; los hombres más graves, panzones y sesudos, buscaban las posturas más cómodas a la sombra de los caprichosos edificios; la gente moza discurría por doquier en animado bulle bulle; de vez en cuando algunos jabegotes, de desnuda y hercúlea pantorrilla y pie extraño siempre a toda clase de cautiverio, porteaban a tal o cual saladero, ora un jaquetón de acerado matiz y de enormes dimensiones, ora alguna brótola o pescada capaz de hacerle la boca agua al menos gastrónomo de todos los nacidos.
(EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”) Entonces al guardia rural le pagaban el café, le pagaban el trago; el que hablaba era él y los que se reían eran los otros (RISAS).
Lo diferente consistía en que los peleadores no se enojaban, sino que reían, hablaban en voz alta como bromeando y le pegaban al suelo; parecían jugar.
Pues oíd si el demonio ensayara otra tal hazaña.” Santiguándose los que lo oían, decían: “¡Mira, quién pensara de un muchacho tan pequeño tal ruindad!”, y reían mucho el artificio, y decíanle: “Castigaldo, castigaldo, que de Dios lo habréis.” Y él con aquello nunca otra cosa hacía.
“Yo te digo -dijo- que si un hombre en el mundo ha de ser bienaventurado con vino, que serás tu.” Y reían mucho los que me lavaban con esto, aunque yo renegaba.
El zagal, por su parte, aunque sin atender al efecto que su narración había producido, parecía todo turbado e inquieto; mientras los señores reían a sabor de sus inocentadas, él tornaba la vista a un lado y a otro con visibles muestras de temor y como queriendo descubrir algo a través de los cruzados troncos de los árboles.
Igual que el famoso Precios Cuidados, que primero se reían mucho pero ahora compran todos Precios Cuidados y todos buscan y piden en los supermercados dónde está la góndola de Precios Cuidados, ¿porque saben qué?
Y lloraron también por tantos niños victimados y tantos ancianos degollados y tantas mujeres humilladas. Los de Castilla se limpiaban el sudor y reían satisfechos de su triunfo.
Las gentes, unas se reían, y otras se enfadaban, pensando que hacía burla de ellas; de manera que no le quedó más remedio que fingirse muda; así, alargando la mano para pedir limosna, fue caminando hasta que llegó a una ciudad que acertó a ser la tierra de aquel Príncipe de quien ella se había prendado tanto.
Algunas señoras se llevaban a los ojos una punta del guante, y en el paraíso, un vejete lloriqueaba metiendo la nariz en el embozo de la capa para sofocar sus gemidos. Los vecinos se reían.
Merwin habla desaparecido, y sería inútil decírselo a la gente que vivía en aquellos alrededores y que huían de los Gardner como de la peste. Tan inútil como decírselo a los ciudadanos de Arkham, que se reían de todo.