razonador

razonador, a

adj./ s. Que razona y explica.

razonador, -ra

 
adj.-s. Que explica y ra zona.
Traducciones
Ejemplos ?
Pero no era propósitos todavía, sino reflexiones puras, entretenimientos del razonador, y a una, optimista, sucedía inmediatamente otra, contradictoria.
Ahora bien, este sistema de razonar en el niño de escuela, a quien sus compañeros llamaban afortunado, ¿qué es, en último análisis? —Es simplemente —dije— una identificación del intelecto del razonador con el de su contrario.
—Y la identificación —dije— del intelecto del razonador con el de su contrario, depende, si le entiendo a usted bien, de la exactitud con que se mide la inteligencia de este último.
Prefiero en usted el poeta objetivo, trascend)en- tal, razonador, filosófico, que se inspira en ideales que á la humanidad toda interesan, el poeta del Sermón de la Montaña, por ejemplo, deslumbrador, varonil, impetuoso, al poeta de las veleidades y afeminamientos amorosos.
Más expansivo y razonador con respecto al exterminio de la Sociedad de San Vicente de Paúl, se aventuró a declarar que «ya diría más adelante las razones que tuvo para conducirse como se condujo con ella, haciendo saber, a buena cuenta, que en el asesinato de Burgos intervinieron tres paulistas».
Pero el último, el razonador, sobrevivió a todos, y en esto estuvo en su papel, pues así pudo decir la última palabra, que es lo que a él le interesaba.
Los pueblos, dice un profundo razonador, se contentan con el sonido armonioso de las palabras, quando recien salen de la esclavitud; pero bien presto mudan de carácter, y desconfían hasta de la misma realidad: entonces el examen precede á su obediencia y es forzoso que el gobierno autorize lo que manda con el cumplimiento de lo que ofrece.
Hablábamos, y refiriéndose a mi posible psicología, decía: —Remolinos de cabello, carácter indócil...; cráneo aplanado en el occipucio, temperamento razonador...; pulso trémulo, índole romántica...
Deje usted seguir la gresca, que la humanidad bendita ya es bastante talludita y sabe lo que se pesca. Razona así el egoísmo del siglo razonador, y así vamos por vapor y en línea recta al abismo.
Y he aquí que él iba de pareja con otra alma que deseaba entrar a su vez, y resultó ser la pobre vieja Margarita, la de la casa del malecón. -De seguro que será para realzar el contraste por lo que me han puesto de pareja con esta pobre alma -dijo el razonador.
-Al razonador ideal -comentó-debería bastarle un solo hecho, cuando lo ha visto en todas sus implicaciones, para deducir del mismo no sólo la cadena de sucesos que han conducido hasta él, sino también los resultados que habían de seguirse.
La paja se transformó en oro, pero en un oro que crecía y echaba ramas, que se trenzaban en hermosísimos arabescos. -¿Ves? -dijo el ángel al razonador-, esto lo ha traído la pobre mujer. Y tú, ¿qué traes?