rauda


También se encuentra en: Sinónimos.

rauda

(Del ár. rauda, mausoleo.)
s. f. RELIGIÓN Cementerio árabe.
Sinónimos

rauda

sustantivo femenino
cementerio* (árabe).
Ejemplos ?
Cuando se acerca a la barraca, asoma la madrina, le llama por señas y se entra. No bien el chico traspasa aquel umbral, la puerta gira rauda; Belén tuerce la llave y la tormenta estalla.
Mas, como suelen, en marcial combate, los corceles pasar, suelta la brida y en los flancos clavado el acicate, así la turba réproba en huida rauda pasó y en torbellino inmenso, cual paja vil, del huracán barrida.
A veces en su embeleso la mariposa, al pasar, suele fugaz estampar sobre su mejilla un beso. Y rauda su vuelo alzando, la niña de angel blasona, al trazar una corona sobre su frente girando.
el blando lecho de Titón hermoso la sonrosada aurora gallarda se lanzó: rauda traspasa, precursora del astro refulgente, los piélagos de Tetis, y a los campos llegó que riega el Betis.
Mas, mientras llega el postrimero día, de tus justicias el rigor tremendo tal vez recuerdos suyos nos envía: como cuando al ruinoso terremoto mandas, que desalado de repente llega con sordo subterráneo estruendo, cubriendo el alma de pavor ignoto: el suelo como el mar se hunde y levanta; el polvo entenebrece el aire todo; de la cima a la planta, cual gigante beodo, tiembla y vacila la encumbrada torre; huye del muro y suspendido techo y a las plazas y campos rauda corre, en confuso tropel, la triste gente, que, de espanto amarilla, y con rápida mano hiriendo el pecho, dobla en tierra la trémula rodilla: O como cuando sueles recorrer los espacios celestiales en tu ligero reluciente coche que arrebatan sonantes vendavales, tus alados prestísimos corceles.
La chusma, en vano del terror esclava, con tempestuosos gritos te intimaba que la sonante quilla rauda volvieras a la patria orilla: ¿Rayos brotaba tu semblante augusto?
tú que con lengua ufana de descender te jactas del marino que tu nombre llevaba, y que en insana envidia ardía de Colón divino: de aquel que, con sus pérfidos hermanos, participando del rabioso susto de los desalentados castellanos, capitanearon su motín injusto, cuando la armada vil marinería intimaba a Colón con ciega saña dejar al punto su gloriosa vía, y raudas proras convertir a España: de aquel que con su rauda carabela se desertó por torpe sed del oro, que siempre es oro lo que España anhela poco el nombre cuidando y el decoro: de aquel en fin que con audacia extraña, al nauta heroico reputando muerto, quiso apropiarse la sublime hazaña de haber el Nuevo Mundo descubierto.
VII No para huir aguarda que al claro día su enemiga venza, para que el velo de la Noche parda esconda de su fuga la vergüenza: ¡Y a los rayos del Sol que de occidente una hora y otra dista, del universo atónito a la vista, allí en cien naves a la lid presente, a rauda fuga lanza la temerosa prora esa escuadra feroz que en esperanza era ya del Pacífico señora.
La cárdena mole ejemplar del edificio modifica, según la estación, su carácter merced a este manto de espesura tendido a sus plantas, que es en invierno cobrizo, áureo en otoño y de un verde oscuro en estío. La primavera pasa por aquí rauda, instantánea y excesiva — como una imagen erótica por el alma acerada de un cenobiarca —.
Lanzado a las aguas, al estímulo del hierro, de entre la corriente rauda, surgirá a la opuesta orilla de mi tierra ecuatoriana...
Si de una figura pasamos a un grupo, nuestra mirada es sometida a participar en una vertiginosa andanza. Ora es el cuadro una rauda espiral; ora una elipse o una ese.
Ardiendo la pobreza enclaustrada, rauda, por todas sus veredas; amparada por la brisa, impetuosa que se acrecienta; socavando esta cara doliente, oculta entre sus laderas.