Ejemplos ?
El cartucho de papel que utilizaba este fusil estaba cubierto por una membrana engrasada que debía rasgarse con los dientes para poder cargarlo en el fusil.
También puede utilizarse la autoagresión como forma de demostrar públicamente el sufrimiento interno, de forma similar a la costumbre judía de "rasgarse las vestiduras y echarse ceniza sobre la cabeza".
Al introducir juguetes sexuales en la vagina, al probar distintas posiciones durante el coito, o si la pareja sexual actual de la mujer posee un pene de mayor grosor que los de sus parejas anteriores, himen puede rasgarse de nuevo, o incluso puede rasgarse por primera vez.
El himen no desaparece cuando algo se inserta en la vagina. Puede estirarse sin romperse o rasgarse. Por ejemplo, si una mujer se introduce dos dedos en la vagina durante la masturbación, su himen puede rasgarse todavía al tener relaciones sexuales por vez primera, puesto que un pene suele ser más grueso que dos dedos.
Cualquier trauma agudo o crónico, que cause una flexión forzada de un dedo, como el choque con una pelota de béisbol, por ejemplo, las cintillas del tendón extensor pueden rasgarse de sus puntos de inserción, causando un dedo en martillo.
Cuando la ropa es estirada excesivamente, la capa de plástico puede perder su textura suave y permanecer estriado, perdiendo también parte del brillo original, y puede incluso rasgarse.
Se entiende por mantillas las prendas y pañales de los bebés por lo que la expresión significa carecer de experiencia en algo. Rasgarse las vestiduras.
No bloquea el viento (aunque algunos más costosos son más densos y resisten mejor el viento) Puede ser dañado por el lavado a altas temperaturas (se recomiendan temperaturas menores a 30 °C - 40 °C), por el secado a máquina o por el planchado. Los de baja calidad son susceptibles a formar bolitas, a desgastarse y rasgarse.
Muchas palabras tienen raíces germánicas (probablemente longobardas) y célticas (una de las lenguas habladas antes de la colonización romana). Algunos ejemplos del primer caso son sbregâ, rasgarse; sedon, cuchara; taponâ, cubrir.
Y podemos ir todos los 18 de julio y la dirigencia de la comunidad tanto de la DAIA como de la AMIA pueden rasgarse las vestiduras, todos los 18 de julio en un palco frente a la AMIA, pero los 85 muertos van a seguir sin justicia, sin acusados y sin condenados.
El amor es ciertamente la última y más hermosa represión de tí mismo, la forma más gloriosa de destruirse y sacrificarse, la victoria sobre el egoísmo que culmina en placeres; pero al rasgarse en pedazos la voluntad propia obstaculiza al mismo tiempo la voluntad propia, es decir, para el hombre, la primera fuente de su dignidad de ser libre.
En el cielo, en la historia, dondequiera la sombra es siempre efímera y liviana, la nube, por más negra, pasajera; y aquella noche al fin iba a rasgarse como inmensa, flotante vestidura.