rasgado


También se encuentra en: Sinónimos.

rasgado, -da

 
adj. Díc. del balcón o ventana grande que se abre mucho y tiene mucha luz.
fam.Desenvuelto.
m. Rasgón.

rasgado, -da

(raz'γaðo, -ða)
abreviación
1. boca, ojo que es alargada tener ojos rasgados
2. vano que se abre mucho una ventana rasgada
Sinónimos

rasgado

sustantivo masculino
rasgón*, rasgadura, desgarrón, siete, rotura, desgarro.
Rasgado, rasgón, rasgadura, desgarrón y siete se aplican en especial a las roturas o desgarrones de telas.
Traducciones

rasgado

large, wide

rasgado

zerrissen

rasgado

déchiré

rasgado

撕裂

rasgado

撕裂

rasgado

revet

rasgado

קרוע

rasgado

torn

rasgado

ADJ
1. [ojos] → almond-shaped; [boca] → wide, big
2. [ventana] → wide
3. (LAm) (= franco) → outspoken
4. (Andes) (= generoso) → generous
Ejemplos ?
on Francisco de Quevedo y Villegas, hijo de sus obras, padrastro de las ajenas, hombre de bien, nacido para el mal, hijodalgo pero no señor, cofrade de la carcajada y hermano del Regodeo; mozo dado al mundo, prestado al diablo y encomendado a la carne que ha tenido y tiene, así en la corte como fuera de ella, muchos cargos de conciencia, que desciende de la casa de los Quevedos, por lo cual es de casa de solar; de calzas atacadas; rasgado de ojos y de vestido, ancho de frente y de conciencia, negro de cabello y de ventura, falto de pies y de dicha, largo de piernas y de razones, limpio de manos y de bolsa, dice: Que su hermana doña Embuste se se halla con muy buen dote librado en el diablo y que es mujer que tiene mucha vergüenza de ser su hermana.
Los árboles vistieron frescas flores, Y enfrenado con hórridas cadenas, Rasgado el pecho infiel, Bajó del orco impuro a los horrores Para sufrir el colmo de las penas El pérfido Luzbel.
nuevo paraiso encantado, ángeles son tus mujeres. Que el árabe, sin enojos al humillar su altivez, parece la dió en despojos lo rasgado de sus ojos, lo moreno de su tez.
Ahora nosotros, seguros de una victoria conjunta, celebramos la fiesta de las fiestas: ¡El amigo Zaratustra ha venido, el huésped de los huéspedes! Ahora el mundo ríe, el telón gris se ha rasgado, El momento de la boda entre luz y tinieblas ha venido .....
Vuela Eneas y arrastra su negra hueste por el abierto campo; no de otra suerte rueda hacia la tierra desde la alta mar un turbión desprendido del rasgado firmamento; estremécense los corazones de los míseros labradores, presagiando de lejos ruinas para los árboles, asolación para los sembrados; todo en torno quedará arrasado; delante vuelan los vientos, llevando sus rugidos hasta las playas.
Habiendo la punta de los elásticos rasgado la malla, quedaban éstos en el aire como fantásticos tirabuzones, y las grampas de las agarraderas habían sido reemplazadas por ligaduras de alambre.
El velo del amor de sí se había rasgado de arriba abajo, y en ese momento tuve delante toda mi vida: podía seguirla desde los días de la infancia, cuando paseaba agarrado de la mano de mi padre, hasta las luchas y sacrificios de mi vida de médico; pero sólo para volver siempre de nuevo con el mismo sentido de irrealidad, a los condenados horrores de aquella noche.
Paréceme que oigo los trenos de Jeremías, cuyos acentos me daban el escalofrío de lo sublime, y que veo el santuario solitario, el ara desnuda, el velo del templo rasgado, las lámparas extintas en el luctuoso Viernes Santo.
¡Oh! ¡presto veré su tumba! Creía haberla olvidado, y su muerte ha rasgado mi alma. Arrebátame caballo, como el aquilón la hoja...
Salió con el papel entre las manos hecho menudas piezas, y dijo a Tomás, que apenas se podía tener en pie: -Hermano Tomás, ésta tu oración más parece hechicería y embuste que oración santa; y así, yo no la quiero creer ni usar della, y por eso la he rasgado, porque no la vea nadie que sea más crédula que yo.
El velo se ha rasgado, ya hemos visto la luz y se nos quiere volver a las tinieblas, se han roto las cadenas; ya hemos sido libres y nuestros enemigos pretenden de nuevo esclavizarnos.
Una mujer desmelenada como una furia, con el vestido rasgado sobre el pecho permaneció ocho horas aferrada a un mástil, fija la mirada en aquel redondo espejo de plata, pulimentado por la implacable claridad que caía de los cielos.