rara vez

Traducciones

rara vez

seldom

rara vez

zřídka

rara vez

sjældent

rara vez

selten

rara vez

σπάνια

rara vez

harvoin

rara vez

rarement

rara vez

rijetko

rara vez

めったに・・・しない

rara vez

드물게

rara vez

zelden

rara vez

sjelden

rara vez

rzadko

rara vez

raramente

rara vez

редко

rara vez

sällan

rara vez

ไม่ค่อยจะ

rara vez

nadiren

rara vez

hiếm khi

rara vez

很少
Ejemplos ?
Verdad que el oficio, como todo oficio, suele tener sus mermas y percances; pero rara vez manda el juez á la cárcel á uno de esos prójimos, por el delito de haberse ingeniado una manera de ganar el pan de cada día.
Aun dando de barato que, substrayéndose la mujer al rigorismo de los padres y al medio social ó ambiente prosaico en que vivía, se desper- tasen en ella aficiones p oéticas, mal podía cultivarlas por ca- rencia de libros, que rara vez nos venían de España; amén de que muchos sólo de contrabando podían llegamos, por no consentir el gobierno de la metrópoli que circulasen en el Nuevo Mundo.
Porque sabemos que éstas no hubieran sido posibles sin aquellas. Y este espíritu también hace que rara vez fijemos nuestra atención en lo que tenemos y casi siempre en lo que nos falta.
Estos enormes buques están acompañados de numerosos botes auxiliares: arsenal flotante, buque hospital, barcos contratados, cañoneros, contra destructores, usados como mensajeros. Rara vez se tiene la oportunidad de ver una flota de poderío similar y tan bien armada.
Tal es el lujo, nacido como ellas de la ociosidad y de la vanidad humanas. Aquél rara vez deja de estar acompañado de ellas y éstos no van jamás sin él.
Sin embargo, como requieren mucho ardor, los jóvenes las padecen más y parecieran deber perder fuerza con los años. Pero esto sucede muy rara vez.
«¡Te aconsejo que dejes de llorar ahora mismo!» Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía), y algunas veces se reñía con tanta dureza que se le saltaban las lágrimas.
Era, por lo demás, un niño triste, grave y serio que estudiaba con gran entusiasmo y que aprendía muy rápido; no alborotaba excesivamente en los recreos y participaba rara vez en los jaleos de la calle Fouarre; no sabía, pues, lo que era dare alapar et capillor laniare y no había tenido la más mínima relación con las revueltas y manifestaciones de 1463 que se mencionan en los anales bajo el epígrafe de: «Sexto disturbio de la Universidad».
El que escribe a una querida, escribe para sí, por varias razones; por lo regular rara vez se encuentran dos amantes en igual grado de pasión, por consiguiente el calor del uno es griego para el otro, y viceversa.
La cordonera tenía su leyenda, casi puesta en olvido. Rara vez, con movimiento espontáneo de curiosidad, alguien, generalmente un forastero -porque en provincias las leyendas se conservan para contárselas a los forasteros y asombrarlos-, se acercaba a la tiendecilla y contemplaba un momento aquel rostro marchito, de líneas aún bellas.
Su padre era un hombre amable para sus amigos y sirvientes; es un honor para usted, Sir John, llevar sus zapatos –sus botas debería decir– porque rara vez se ponía zapatos, a no ser las zapatillas cuando tenía la gota.
He adquirido bastante experiencia en los empleos subalternos que he ejercido, para conocer las difi­cultades de este nuevo, el mas elevado de todos; estoy con­vencido de que rara vez cabe al hombre, imperfecta cria­tura, la suerte de retirarse de un alto rango con la reputación y favor que causaron su elevación.