raquero

(redireccionado de raqueros)

raquero, a

1. adj. NÁUTICA Se aplica al barco que va pirateando o robando por las costas.
2. s. NÁUTICA Persona que raquea o se dedica a recoger restos de naufragios u otras cosas del mar.
3. NÁUTICA Persona que hurta en puertos y costas.
Traducciones

raquero

/a SM/Fbeachcomber
Ejemplos ?
Desde el año 2001 hasta el 2004 se celebra en el Abra del Sardinero, si bien desde 2005 hasta hoy se celebra en la bahía de Santander, situándose la salida junto al monumento de los raqueros y las baliza exteriores frente a los muelles de Maliaño.
Más muertos que vivos, después de cuatro días de horrible angustia, tocamos tierra en la playa opuesta a Roanoke Island. Permanecimos allí una semana, pues los raqueros no nos trataron mal, y finalmente hallamos la manera de llegar a Nueva York.
Después acá, aunque con la llegada de los trenes, a medida que la han visto repetirse, van familiarizándose bastante los raqueros, no ha sido hasta el punto de que éstos permanezcan tranquilos en el Muelle de las Naos.
No tardaron en aparecérsele media docena de raqueros que, por única bienvenida, le sacudieron tal descarga de coquetazos y de piñas, que el pobre quedó tendido en el suelo, aunque sin extrañarse de semejante acogida, como no se extraña un novel académico, al ingresar en el seno de la corporación, del consabido elocuentísimo discurso que le dedican los veteranos.
En este instante reina en ellas alguna tranquilidad, lo cual consiste en que se han ido recogiendo en los casuchos que ves a la derecha, el enjambre de comadres, sardineras, raqueros y otros análogos personajes que pululaban poco ha en balcones, tabernas, aceras y portales.
Cabarga, J. S. Santander, biografía de una ciudad. Santander. 1979. Sáiz Viadero, J. R. Diccionario para uso de raqueros. Santander. 1983.
Según los habitantes de esta zona de la ciudad, el nombre de los raqueros se deriva del apelativo aportado por los tripulantes y pasajeros de los barcos ingleses en los que robaban, pronunciado castellanizado como raquers.
Cuarenta años de prostitución en España (Barcelona, 1976, ISBN 84-7175-047-3) Crónicas de la Guerrra Civil en Santander (Santander, 1979, ISBN 84-85349-06-7) Crónicas republicanas: de la sublevación de Jaca al Frente Popular (Santander, 1981, ISBN 84-85623-02-9) Comer en Cantabria, con Eugenio Domingo (Madrid, 1981, ISBN 84-85337-45-X) Diccionario para uso de raqueros (Santander, 1983, ISBN 84-398-0536-5) El cine de los realizadores cántabros (Santander, 1990, ISBN 84-87464-28-9) Cantabria en el siglo XX.
Puertochico fue la última sede de los raqueros, que desaparecieron a raíz de la Guerra Civil, y fue escenario de tragedias familiares cuando las galernas producían la muerte en aquellas tripulaciones de marineros de bajura.
José Gutiérrez Solana, en La España negra (1920), describía así la vida marinera de este barrio que recordaba de su infancia: Amós de Escalante dedicó uno de sus poemas (Pragmática del bañista) a los "raqueros" que, en el paredón de "Anaos", se bañaban desnudos, igual que luego hicieron sus sucesores en Puertochico, y sobre los que escibrió Víctor de la Serna, en 1955, un artículo en el diario ABC explicando el origen del término.