Ejemplos ?
Sócrates: ¿Sabrá mejor los discursos de que un general debe valerse para inspirar ánimo a sus soldados? Ion: Sí, he aquí lo que el rapsodista debe conocer.
Sócrates: ¡Pero qué! ¿el arte del rapsodista es el mismo que el arte de la guerra? Ion: Por lo menos yo sé muy bien cómo debe hablar un general de ejército.
Sócrates: Pero eso no lo decías hace poco. ¿Cómo tienes tan mala memoria? No es propio de un rapsodista ser tan olvidadizo. Ion: ¿Pues qué es lo que yo he olvidado?
Sócrates: ¿No te acuerdas haber dicho que el arte del rapsodista es distinto que el del cochero? Ion: Sí, me acuerdo. Sócrates: ¿No has confesado que, siendo distinto, tiene que conocer de otros objetos?
Sócrates: Pues bien, puesto que entiendes el arte militar, ¿tienes este conocimiento como hombre de guerra o como buen rapsodista?
Sócrates: ¿Cómo dices que importa poco? El arte del rapsodista es el mismo, a juicio tuyo, que el arte de la guerra, o son dos artes diferentes?
Ion: Por la misma razón no lo creo. Sócrates: Por lo menos crees que un excelente rapsodista es igualmente un excelente capitán. Ion: Seguramente.
Porque jamás será buen rapsodista el que no tenga conocimiento de las palabras del poeta, puesto que para los que le escuchan, es el intérprete del pensamiento de aquél; función que le es imposible desempeñar, si no sabe lo que el poeta ha querido decir.
Sócrates: No has visto, me figuro, a nadie, sea con relación al arte de tocar la flauta o el laúd, o de acompañar con el laúd al canto, o sea con relación a la rapsodia, que esté en estado de pronunciar su juicio sobre el mérito de Olimpo de Tamiras, de Orfeo y de Femius, el rapsodista de Itaca, y que tratándose de juzgar del mérito de Ion de Efeso, se viese en el mayor embarazo, y se considerase incapaz de decidir, en qué es bueno o mal rapsodista.
Sócrates: Con relación a los versos que acabas de citar, ¿juzgarás tú mejor que el cochero, si Homero habla bien o mal? Ion: El cochero juzgará mejor. Sócrates: Porque tú eres rapsodista y no eres cochero. Ion: Sí.
Sócrates: ¿El arte del rapsodista es distinto que el del cochero? Ion: Sí. Sócrates: Puesto que es distinto, tiene que ser la ciencia de otros objetos.
Sócrates: Y cuando Homero dice: «Ella se lanzó en el abismo, como el plomo que, atado al asta de un buey salvaje, se precipita en el fondo de las aguas, llevando la muerte a los peces voraces,» ¿diremos que corresponde al pescador, más bien que al rapsodista, el calificar estos versos, y si lo que expresan está bien o mal hecho?