rancio

(redireccionado de rancios)

rancio, a

(Del lat. rancidus.)
1. adj. Se aplica a la bebida o comida que ha adquirido con el tiempo un sabor o un olor más fuertes, mejorándose o estropeándose vino rancio; tocino rancio. curado, rancioso fresco
2. ANTROPOLOGÍA, SOCIOLOGÍA Se refiere a la estirpe o costumbre que es muy antigua. añejo
3. Que sigue los usos o comportamientos antiguos. tradicional
4. Que es antiguo o pasado de moda. demodé, trasnochado
5. coloquial Se refiere a la persona que es antipática o seca. agrio
6. s. m. Suciedad grasienta de los paños mientras se trabajan o cuando no se han trabajado bien.

rancio, -cia

 
adj. Díc. del vino y los comestibles grasientos que con el tiempo adquieren sabor y olor más fuerte, mejorándose o echándose a perder.
fig.Díc. de las cosas y costumbres antiguas y de la persona apegada a ellas.
m. Ranciedad.
V. tocino rancio.
Suciedad grasienta de los paños mientras se trabajan o cuando se han trabajado mal.
Traducciones

rancio

rassis, rance

rancio

starý

rancio

gammel

rancio

vanhentunut

rancio

star

rancio

古くなった

rancio

신선하지 않은

rancio

niet vers

rancio

czerstwy

rancio

gammal

rancio

ไม่สด

rancio

bayat

rancio

ôi thiu

rancio

陈腐的

rancio

A. ADJ
1. [vino] → old, mellow; [mantequilla, tocino] → rancid
2. [linaje] → ancient; [tradición] → very ancient, time-honoured, time-honored (EEUU) (pey) → antiquated, old-fashioned
esas dos son muy ranciasthose two are a couple of old farts
B. SM = rancidez

rancio-a

a. rancid, stale, having an unpleasant smell, gen. due to decomposition.
Ejemplos ?
¿Cómo olvidar a ti, que en rica prosa, Del áureo siglo el esplendor renuevas; Ni a ti, cantor del Anahuac ingente, Cual sus bosques espléndido y lozano; Ni a ti por quien El Tuerto y Tremontorio No envidian de Cervantes los pinceles; Ni a ti que riges la edilicia vara, No sin dolor de las sagradas Musas, Un tiempo enriquecidas de tus dones, Desiertas hoy; ni a ti que a Víctor Hugo Cubriste fiel con peregrino manto, Tejido de colores y armonías, Volviendo a España el oriental tesoro, Que él al Sena llevó; ni a ti que guardas Con docto afán, en codiciado archivo, De la vieja Cantabria los anales, Y en rancios pergaminos escudriñas Las olvidadas montañesas glorias...
El hombre de la cruz verde principió por destinar la mula para que le tirase la calesa, y luego envió a Puno un familiar, provisto de cartas para el corregidor y otros cristianos rancios, a fin de que le prestasen ayuda y brazo fuerte para conducir a Lima al alcalde de Paucarcolla.
En tanto que el poder ejercido por cada ciudadano a través del sufragio es el mismo, la participación económica debería ser la misma, y de este modo ve usted cómo llegamos a la razón del por qué la seguridad pública requiere que usted acepte lealmente su igual participación en el país completamente al margen de la ventaja personal que obtiene al hacerlo." "¿Sabe," dije, "que esta idea de ustedes, de que cada uno de los que votan debería tener una participación económica en el país, es una idea en la cual nuestros más rancios Conservadores insistían con gran afición, pero la conclusión práctica que extraían de ella era diametralmente opuesta a la que extraen ustedes?
En el año que había de finalizar aquella preciosa existencia, llegaron las cualidades mentales de nuestro amigo á su máximo desarrollo y esplendor, su saber á la mayor riqueza de conocimientos, adquiridos en libros rancios y libros nuevos, en los viajes y en la sagaz observación de la vida.
Dije azucena; en fin, no pude menos; que el concepto me vino de a paleta; y así, ningún poeta, aunque sea el mejor de los mejores, diga: «No beberé de aquestas flores.» Llevaba su perico, y bien arguyo, que no es poca alabanza decir suyo; que hay perico tan vano, que blasona que desciende de un muerto su persona, y esto es de manera, que, llegándome ayer a una mollera, me dio un tufo de kyries el cabello, con ponerme de lejos para olello, y de responsos rancios y podridos saqué encalabriados los sentidos; mas, como la piedad en mí no falta, a su lado me puse, y en voz alta a todos les suplico que den para enterrar aquel perico.
En otros tiempos había tratado inútilmente de desalojarlos de la propiedad, pero los Irzubeta eran parientes de jueces rancios y otras gentes de la misma calaña del partido conservador, por cuya razón se sabían inamovibles.
Y las alegres ropas, los antiguos espejos, el cristal empañado de las copas en que bebieron de los rancios vinos los amantes de entonces, y los viejos cascabeles que hoy suenan apagados y se mueren de olvido en los baúles, nos hablan de las noches de verbena, de horizontes azules en que cobija a los enamorados el sortilegio de la luna llena.
Parecían arrepentidos. Las dos hermanas de los rancios vestidos de gro, viendo en ello un milagro, repetían llenas de unrión: -¡Edificante, Antonina!
Casi todas las flores que prefería mi madrina han perdido su auge y no se encuentran ya sino en las anticuadas huertas de los santafereños rancios.
-Entonces, Aper: ¿No acabas aún, Mesala, de admirar los estudios rancios y antiguos, y ridiculizar y despreciar los de nuestros tiempos?
Y llamóla discípu- la, no porque traspiren en mí vanidosos humos de maestro, sino porque la amable escritora ha tomado á capricho, que mujer es, y por ende, autorizada para encapricharse, repetir que la lectura de mis primeros libros de Tradiciones despertó en ella la tentación de consagrar su tiempo é ingenio á la ruda tarea de desempolvar rancios pergaminos y extraer de ellos el posible jugo, para luego presentarlos en la galana forma de la leyenda nacional.
El otro, mentor novel, pugna por abrir los ojos a su querido pueblo; demuestra los derechos del hombre libre, déjale sin ellos y guarda para sí los que puede; pero le enseña los de su hermano, azuza su encono, vanse a las manos, gimen las víctimas, corre la sangre a torrentes y, en nombre de la fraternidad, maldice los rancios señoríos y apostrofa las viejas monarquías.