Ejemplos ?
Era de urgencia suma trasladar el antiguo rancherío, a un lugar con mejor flujo de agua y cerca del Camino Real, que entonces llevaba al convento de Anserma.
La idea surge con una fotografía de la primera construcción de Pando, que es la iglesia, en torno a la cual se formó todo el rancherío que daría lugar a la ciudad.
Hay Baile en el Rancherío Hay que hacer Economía Linyera Mi otro marido Ropa Nueva, ropa Vieja Dueto Criollo La Honradez del Siglo La Porteña Quien te manda estar metido Los Muchachos del Baldío Alí Babá y los 40 Ladrones Bohemia Loca El Desconocido El Momento Universal La Ficha Blanca La Honradez del Amigo López La Vascongada: Pensión Barata ¡Pulgarín solo!
Crisólogo Oliva y Santiago Díaz, adquirieron grandes porciones de terreno que luego lotearon y vendieron a muy bajos precios con la condición de que en ellos se construyeran viviendas. Así, el rancherío comenzó a entremezclarse con elementales negocios que cubrían las necesidades más fundamentales.
En 1540 hizo su primera expedición al territorio que hoy conocemos como región paisa, en un rancherío que llamaron "El Pueblo de la Pascua", actualmente Damasco.
Las viviendas eran, según crónicas de la época “un rancherío (vivienda precaria) que no se diferenciaba mucho del caserío huarpe (nativos del lugar)”.
Hasta mediados del siglo pasado era un rancherío, que la Constitución del Estado Independiente de Cundinamarca de 1857 le dio categoría de Aldea e incluyó en el Departamento de Guaduas, con una población de 1777 habitantes.
En 1908, un grupo de empleados traslada su rancherío desde el primer emplazamiento de la empresa en Enrique Urién hacia el oeste, a unos 25 km, a causa de una sequía.
A todo esto se sumaba la producción de objetos de alfarería de antiquísima tradición prehispánica, que había tenido sus principales centros en la cercana Batungasta y el –casi inmediato a Batungasta– Alfar de Fiambalá. Sin embargo, el caserío y rancherío aún se mantenía relativamente disperso.
A fines del siglo XIX se anuló la colonia agrícola y el denominado rancherío "Gervasio" sobrevivió hasta el amanzanamiento del balneario "Las Maravillas" por parte de Leopoldo Fernández Tuñón, próspero comerciante de origen asturiano, establecido en Chuy en la primera década del siglo XX.
El rancherío de la caleta, fue trasladado a la moderna población de El Litre y así dio lugar al Yachting, en el mismo lugar en donde estuvo, un siglo atrás, el muelle de los Balmaceda.
Al reiterarse la visita de la "Mamita", la niña fue en busca de sus padres y estos al Doctrinero (las parroquias eran denominadas doctrinas y por extensión al sacerdote Doctrinero), y vecinos del rancherío, que anoticiados del acontecimiento decidieron cerciorarse de su veracidad, acudiendo al lugar donde la niña los guiaba.