rajarse

rajarse

(ra'xaɾse)
verbo pronominal
1. renunciar hacer algo de imprevisto Se rajó y nos dejó plantados
2. abandonar un lugar de forma precipitada Se rajó de la fiesta sin decir por qué.
Traducciones

rajarse

rat, crack

rajarse

incrinare
Ejemplos ?
Para convocar al pueblo se tocó a rebato las campanas de las iglesias principales: Juan Manuel Lemoine forzó sable en mano la resistencia de los frailes del Templo de San Francisco y consiguió acceder a su campana que tocó hasta rajarse, la cual es denominada por esa razón y desde entonces "Campana de la Libertad", en tanto que el francés José Sivilat y un sirviente de Jaime de Zudáñez hicieron lo propio en la catedral.
El día en que estalló la revuelta, para convocar al pueblo se tocó a rebato las campanas de las iglesias principales: Juan Manuel Lemoine forzó sable en mano la resistencia de los frailes del Templo de San Francisco y consiguió acceder a su campana que tocó hasta rajarse, la cual es denominada por esa razón y desde entonces "Campana de la Libertad", en tanto que el francés José Sivilat y un sirviente de Jaime de Zudáñez hicieron lo propio en la catedral.
Sin embargo, lejos de tanta felicidad, lo cierto es que el Tahuantinsuyo ya había empezado a rajarse momentos antes de iniciarse el gobierno del joven Inca.
Es una maderas bastante parecida al cedro misionero, de similares características mecánicas, siendo ideal para carpintería. Se trabaja sin dificultad en maquinado, tiende a rajarse al aplicar clavos y tornillos; y no debe ser barnizado.
En 2006, en una conferencia de la prensa londinese por su película Krrish, Roshan dijo que ya era hora de dejar Shanghai y Hong Kong después de seis semanas de montaje y volver a casa, pues sus ojos comenzaban a "rajarse un poco como los de los chinos".
El asesino aprovechó la confusión causada por los disparos y saltó del palco, agarrándose de un telón que al rajarse lo dejó caer al suelo, hiriéndose en la pierna izquierda.
Entonces el choque tomaba una cariz más agresivo, llegando en ocasiones a rajarse las banderas entre los bailaores de ésta, e incluso pasar a mayores.
Aunque esto lo hace más resistente que otros vidrios al choque térmico, también puede rajarse o quebrarse al someterse a variaciones rápidas de temperatura.
Las M/07 fueron puestas nuevamente puestas en servicio en la década de 1980, cuando los cerrojos de las Lahti L-35 empezaron a rajarse debido al empleo del potente cartucho 9 x 19 Parabellum (9 mm m/39B, adoptado como estándar en la década de 1960).