rabassaire

(redireccionado de rabassaires)

rabassaire

(Voz catalana.)
s. m. y f. DERECHO Arrendatario sometido al contrato de rabassa morta.

rabassaire

 
adj.-com. En Cataluña, díc. del colono que cultiva una viña según un determinado tipo de contrato.
p. ext.Díc. del arrendatario de un predio rústico.
Ejemplos ?
El primer fruto de esta política fue la Unión Democrática Española (UDE), constituida en México en febrero de 1942, el mismo día en que se cumplía el sexto aniversario de la victoria electoral del Frente Popular, e integrada por el PCE y los sectores «negrinistas» del PSOE y la UGT, de Izquierda Republicana (IR) y la Unión Republicana (UR) —agrupados en la Unidad Republicana Española—, el Partido Republicano Federal (PRF) y la Unió de Rabassaires.
ERC estableció contactos con un nuevo partido en pleno auge, el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), y recibió el apoyo con presencia sindical de la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Unió de Rabassaires (UdR) para inclinar la balanza hacia su lado.
Firma el pacto en Barcelona, junto con el BOC, las secciones catalanas del PSOE-UGT y la Unió de Rabassaires, Unió Socialista de Catalunya (un partido opuesto al socialismo "centralista" del PSOE), Izquierda Comunista (un pequeño partido de comunistas "antiestalinistas" que acabará fusionándose con el BOC, para dar nacimiento al POUM, y cuya implantación también es muy escasa fuera de Cataluña), y tres pequeñas organizaciones anarcosindicalistas disidentes de la CNT y de la FAI (los Sindicatos de Oposición, la Federación Sindicalista Libertaria y los sindicatos expulsados de la CNT).
Las autoridades republicanas convirtieron la capilla en la sede del almacén de la «Unión de Rabassaires», se derribó la pared que separaba la capilla de la sala de actos y se convirtió aquel espacio en un almacén espacioso.
Pero a pesar de la destrucción de los viñedos el estado seguía exigiendo igualmente el pago completo de los tributos, algo que ni propietarios ni rabassaires podían asumir.
Asimismo, los conflictos sociales latentes en el medio rural se agudizaron, ya que los rabassaires vieron como, al morir las viñas, se les rescindían sus contratos de rabassa morta y sus condiciones de vida empeoraban sensiblemente.
Así surgieron los lagares al lado de las masías y en medio de las viñas, construidos por los rabassaires (arrendatarios) pero que pasaban a propiedad de los arrendadores al finalizar el contrato.
El conflicto con la Generalidad de Cataluña (presidida por Lluís Companys que había sustituido a Francesc Macià fallecido en la Navidad de 1933) fue a propósito de la promulgación el 14 de abril de 1934 de la Ley de Contratos de Cultivo aprobada por el parlamento catalán, que posibilitaba a los arrendatarios de viñedos (rabassaires) la compra de las parcelas tras cultivarlas durante quince años.
Por su parte los comunistas catalanes del PSUC formaron en mayo su propia UDE con el nombre de Aliança Nacional de Catalunya (ANC), en la que participaron los libertarios Juan García Oliver y Aurelio Fernández Sánchez —mientras que el Movimiento Libertario no participó en la UDE— y Josep Calvet, secretario general de la Unió de Rabassaires.
El primer fruto de esta nueva doctrina fue la Unión Democrática Española (UDE), constituida en México en febrero de 1942 e integrada por el PCE y los sectores «negrinistas» del PSOE y la UGT, de Izquierda Republicana (IR), la Unión Republicana (UR), el Partido Republicano Federal (PRF) y la Unió de Rabassaires —por su parte los comunistas catalanes del PSUC formaron en mayo su propia UDE con el nombre de Aliança Nacional de Catalunya (ANC)—.
Ese mismo año de 1945 se formó en el interior de Cataluña por iniciativa del escritor Josep Pous i Pagès el Consell Nacional de la Democràcia Catalana con representantes de ERC, ACR, Estat Català, Unió Democràtica de Catalunya (UDC) i Unió de Rabassaires, a los que se sumaron el Front Nacional de Catalunya (FNC) y el MSC, y con la ausencia destacada del PSUC.
La aprobación por el Parlamento de la Ley de Contratos de Cultivo, la cual garantizaba a viticultores y arrendatarios catalanes (rabassaires) la explotación de tierras durante un mínimo de seis años, llevó a la derecha catalana a reclamar la declaración de inconstitucionalidad de la ley, pidiéndole al gobierno que la recurriese ante el Tribunal de Garantías Constitucionales.