ráfaga

(redireccionado de ráfagas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ráfaga

1. s. f. METEOROLOGÍA Golpe repentino y momentáneo de viento, luz u otra cosa. racha
2. Serie de disparos de ametralladora u otra arma semejante.
3. METEOROLOGÍA Nube pequeña de poca densidad que aparece cuando va a cambiar o cambia el tiempo.

ráfaga

 
f. meteor. Movimiento violento del aire, gralte. de poca duración, que hiere repentinamente.
Golpe de luz vivo e instantáneo.
Serie de disparos que hace sin interrupción una ametralladora o arma análoga.

ráfaga

('rafaγa)
sustantivo femenino
1. golpe de viento fuerte y de corta duración Una ráfaga me voló el sombrero.
2. golpe de luz instantáneo Una ráfaga me deslumbró.
3. sucesión de disparos de un arma automática Fusilaron a los prisioneros con una ráfaga de metralla.
4. afluencia repentina de algo que desaparece rápidamente Experimentó una ráfaga de recuerdos dolorosos.
Sinónimos

ráfaga

sustantivo femenino
Traducciones

ráfaga

, Windstoß

ráfaga

Windvlaag

ráfaga

poryv

ráfaga

vindstød

ráfaga

puuska

ráfaga

nalet

ráfaga

突風

ráfaga

돌풍

ráfaga

vindkast

ráfaga

poryw

ráfaga

vindil

ráfaga

ลมแรงพัดกะทันหัน

ráfaga

cơn gió mạnh đột ngột

ráfaga

阵风

ráfaga

SF
1. (Meteo) → gust
2. [de tiros] → burst
3. [de intuición, luz] → flash
4. (Andes, Cono Sur) (= racha) → run of luck
estar de o en (mala) ráfagato have a spell o run of bad luck, be going through a bad patch
Ejemplos ?
La extensión anunciaba el alba y aplacar quise aquel tenebroso e incurable pesar que hirió el remordimiento con ráfagas furiosas.
En los flotantes pliegues ingrávidos del viento y en su perdidas ráfagas sin fuerza y dirección, de incógnitos pasantes en el coloquio lento, y de otros en las frases de insulto violento, de anuncios y programas e impresos en un ciento, de allá cogiendo una hoja y de acullá un jirón, oía y recogía, ¡caótica amalgama de incomprensibles hechos, de absurdos en montón!
Yace la quinta en silencio, y no penetra ni alumbra el resplandor más escaso de alguna lámpara turbia, ni de una puerta el encaje, ni las estrechas junturas de una ventana, que en sombra todo en redor se sepulta. Óyese sólo el murmullo con que en las ramas susurran las ráfagas desiguales, que los olivares cruzan.
Adorables y divinas hijas nacieron en el ponto estéril de Nereo y Doris de hermosos cabellos hija del Océano río perfecto: Ploto, Eucranta, Sao, Anfítrite, Eudora, Tetis, Galena, Glauca, Cimótoa, Espeo, Toa, la amable Halía, Pasítea, Érato, Eunice de rosados brazos, la graciosa Mélite, Eulímene, Ágave, Doto, Proto, Ferusa, Dinámene, Nesea, Actea, Protomedea, Doris, Pánope, la hermosa Galatea, la encantadora Hipótoa, Hipónoe de rosados brazos, Cimódoca que calma sin esfuerzo el oleaje en el sombrío ponto y las ráfagas de los vientos huracanados junto con Cimatolega y Anfítitre de bellos tobillos...
La mañana era espléndida y luminosa; el intenso azul del cielo, las fulgencias del cristalino espacio, las ráfagas de luz, el viento saturado de montesinas fragancias, la onda, en fin, de inmensa vitalidad en que se sintió envuelta hízola bambolearse y cerrar los ojos deslumbrada y embriagada por aquella plétora de vida.
Rosalía tuvo necesidad de sentarse: un sudor frío y copioso la inundó toda; la sangre martillaba en sus sienes con ritmo febril; sus manos ardían húmedas y viscosas, su pecho se negaba a recibir aquellas ráfagas de aire puro que al acariciar su rostro, antojábasele a ella que la azotaba como con látigos invisibles.
Las demás brisas soplan caprichosamente sobre el mar; unas dejándose caer en el ponto sombrío, azote terrible para los mortales, se precipitan en funesto vendaval y, unas veces en un lugar, otras en otro, con sus ráfagas destruyen las naves y hacen perecer a los navegantes.
Un velo de niebla ondulaba en las ráfagas del aire: dos soldados cruzaban por el centro de la plaza, con el andar abatido y los ponchos chorreando agua: se oía la canturia monótona de los niños de una escuela.
La carretera se desenvolvía entre lomas coronadas de ermitas. Como viento y lluvia continuaron batiéndonos con grandes ráfagas, ordenóse el alto al cruzar el poblado de Zabalcín.
Mas nadie llega, y la noche se oscurece y encapota, y la lluvia gota a gota pronostica el temporal, y se oye lejos el viento, que en ráfagas cruza errante, y va del turbión delante con el mensaje fatal.
Los elementos de intento le miran con tal agrado, que parece se ha formado de todos un elemento; ni en ráfagas brama el viento, ni son fuegos sus calores, ni en agua y tierra hay rigores, y así llega a dominar en tierra, fuego, aire y mar, peces, aves, frutos, flores.
Sobre todo cuando se ha anunciado galerna y el cielo ceniciento gravita a lo largo de la costa, acuden por docenas, con un rumor de alarma, ligeras y trémulas bajo las ráfagas.