quisquilloso

(redireccionado de quisquillosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

quisquilloso, a

1. adj./ s. Que gusta de chinchar o molestar no me gusta trabajar con él porque es muy quisquilloso.
2. Que se ofende o enfada con facilidad cuidado con lo que le dices, que es muy quisquillosa. puntilloso, susceptible
3. Que se preocupa por cosas de poca importancia. melindroso

quisquilloso, -sa

 
adj.-s. Que se para en quisquillas.
Demasiado delicado.

quisquilloso, -sa

(kiski'ʎoso, -sa)
abreviación
1. persona que se ofende con facilidad o por cosas sin importancia una novia quisquillosa
2. persona que es muy exigente en cosas poco importantes un profesor quisquilloso
Sinónimos

quisquilloso

, quisquillosa
adjetivo y sustantivo
1 caramilloso, reparón, criticón, chinche. tranquilo, pacífico, comprensivo, alegre.
Quisquilloso y caramilloso se aplican a personas que se fijan mucho en pequeñeces; reparón y criticón se dicen del que busca defectos o censura cualquier cosa; chinche se aplica a personas extremadamente molestas y pesadas.
Traducciones

quisquilloso

věčně nespokojený

quisquilloso

pertentlig

quisquilloso

kleinlich

quisquilloso

nirso

quisquilloso

sitničav

quisquilloso

騒ぎたてる

quisquilloso

야단법석하는

quisquilloso

kieskeurig

quisquilloso

masete

quisquilloso

grymaśny

quisquilloso

exigente, minucioso

quisquilloso

суетливый

quisquilloso

tjafsig

quisquilloso

จู้จี้

quisquilloso

yaygaracı

quisquilloso

om sòm

quisquilloso

爱挑剔的

quisquilloso

ADJ
1. (= susceptible) → touchy, oversensitive; (= irritable) → irritable; (= perfeccionista) → pernickety, persnickety (EEUU) , choosy, fussy
2. (= preocupado por nimiedades) → too bothered about petty details
Ejemplos ?
¡Pero es un demonio esto de apasionarse a la hora menos pensada! Puede la mujer ser todo lo quisquillosa que quiera y creer que su corazón está libre de dar posada a un huésped.
Por eso, menos quisquillosa en esto que el joven Montenegro, no recelaba nunca aceptar aquella niñería que se le presentaba en un dedal grande y que apenas llenaría, sorbido de una vez, la boca de un aldeano.
La verdad diré como si estuviese para morir: yo he sido siempre muy quisquillosa en materia de gustos, y quizá es por esto porque la figura de Montenegro no me choca ni pizca, a pesar de su barba dorada y de su arrogante apostura; pero si yo fuese hoy joven, repito, hubiera sido capaz de ofrecerle mi mano a fin de que diese un bofetón al mundo; mas no hay que pensar en eso; esa chiquilla le desprecia, y se acabó.
Si es tan buena, tan trabajadora. - ¡Qué buena va a ser! No sabe que andaba de quisquillosa con el de la huevería. Ese que se cree Charles Atlas.
Duro era para sí mismo, sin haber podido perder, con la fortuna, la costumbre de privarse de todo, contraída y profundamente arraigada en él, durante los años de pobreza y de lucha; pero más duro aún, por supuesto, para los que todavía trataban de salir, ellos también, de su estado precario, tarea que les hacía difícil la vigilancia de su avaricia quisquillosa.
Si sólo tiene derecho a gustar de la poesía, de la música, de la pintura, el que haya secado las tres cuartas partes de su existencia en entender la profunda lengua artística de Homero, Beethoven y Rafael, será preciso confesar que no son hechas las bellas artes para el mundo, sino para una facción quisquillosa y pedante de él.
Los cencerros de la tropilla, el continuo cliqueteo de las pezuñas, un balido, un relinche, la crepitación de un fósforo, el grito lento de los peones: «¡Vaaca!» interrumpen, por un rato, el canto de las ranas o el gruñido sordo de la vizcacha, dando lugar al clamoreo vibrante del tero, a la protesta enojada, diez veces repetida, con tono agrio, de la lechuza quisquillosa.
Nancy Fish como la Señora Peenman: La casera de Ipkiss, es gruñona, quisquillosa y siempre reclama a gritos cualquier cosa que haga sus inquilinos o contra su propiedad.
N°14: Siempre hay una primera vez: Dionisio es un hombre de trabajo, con una esposa (Henny Trayles) quisquillosa y un hijo (Pablo Codevilla) muy rebelde y astuto.
En comparación con la Mitología báltica y de algunas fuentes folklóricas eslavas, uno puede deducir que Yarilo estaba asociado con la luna. Su naturaleza algo quisquillosa, lo cual lo llevó a traicionar a su esposa, erarelacionada con el cambio de fases de la luna.
Cecilia, una joven recién graduada de periodismo en la Universidad de Ginebra, regresa a Lima para trabajar en el periódico de su excéntrica y quisquillosa tía Martina y es recibida en el aeropuerto por sus amigos Arturo (un ascensorista que sueña con ser cantante), Alberto (un salvavidas que tiene un gran parecido físico con el temperamental actor Rogelio Naveda), Linda (una vendedora que tiene la costumbre de cambiar los precios de los artículos que vende por otros de menor cantidad), Violeta (la recepcionista de un hotel), Jorge y Javier (empleados de los laboratorios farmacéuticos Arnoff) mientras que, en otra área de la terminal aérea, Elías Arnoff (el dueño de la farmacéutica) está a punto de tomar un avión para ir a la India en viaje de negocios.
Alfred, un ejecutivo de ferrocarriles, retirado, se confina al sótano donde sufre a solas los síntomas del Parkinson y de una demencia progresiva que le provoca alucinaciones. Enid, la quisquillosa ama de casa para quien los ideales de la burguesía son lo único que hay en la vida.