quimiorreceptor

(redireccionado de quimiorreceptores)

quimiorreceptor, a

adj./ s. m. ANATOMÍA Se aplica a las terminaciones receptoras del sistema nervioso, tales como las del gusto y olfato, sensibles a los cambios de la concentración de ciertas sustancias químicas. quimioceptor

quimiorreceptor

 
m. biol. Terminación nerviosa sensitiva que descubre y diferencia las sustancias según su estructura química, por contacto con sus moléculas.
Traducciones

quimiorreceptor

m. chemoreceptor, a cell or a receptor that can be excited by chemical change.
Ejemplos ?
En los escifozoos tanto quimiorreceptores, ocelos y estatocistos se encuentran en un órgano muy desarrollado llamado ropalia, muy complejo en los cubozoos.
Estatocistos. Encargados del sentido del equilibrio. Quimiorreceptores. Como los osfradios que están situados en las branquias, papilas y fosetas olfatorias en la cabeza y el órgano subradular que está asociado a la rádula.
Muchos peces también tienen células especializadas conocidas como quimiorreceptores que son responsables de los sentidos del gusto y del olfato.
Por consiguiente, los propioceptores se pueden considerar como un subsistema de interorreceptores, que además de los receptores vinculados al equilibrio y movimiento corporal, incluye a los receptores sensibles a la presión sanguínea o quimiorreceptores sensibles al pH, a la concentración de oxígeno y a la de dióxido de carbono.
En la parte posterior, el manto forma una cámara denominada cavidad paleal donde se alojan las branquias, que tienen una estructura muy característica en forma de peine (ctenidios), los osfradios (órganos quimiorreceptores encargados de detectar la calidad del agua), y donde desembocan los nefridios (a través de los nefridioporos), las gónadas (a través de los gonoporos) y el ano.
Los órganos de los sentidos comprenden ojos (muy complejos en los cefalópodos), estatocistos (sentido del equilibrio) y quimiorreceptores, como los osfradios (situados en las branquias), papilas y fosetas olfatorias en la cabeza y el órgano subradular (asociado a la rádula).
Mediada la década de 1920, Fernando de Castro acomete el estudio de la inervación sensorial de la región aorto-carotídea, donde distinguió los barorreceptores (que detectan los cambios de presión de los vasos sanguíneos) de los quimiorreceptores (que detectan los cambios en la composición química de la sangre), situando éstos en una dilatación de la arteria carótida interna llamada "glomus caroticum", lo que quizá deba ser considerada su mayor contribución científica, ya que se trata de la primera descripción de un quimiorreceptor.
La irritación de la mucosa, percibido por quimiorreceptores, puede desempeñar un papel secundario en la percepción de cólico renal o ureteral.
Existen fibras autonómicas aferentes, que transmiten información desde la periferia al sistema nervioso central, encargándose de transmitir la sensación visceral y la regulación de reflejos vasomotores y respiratorios, por ejemplo los barorreceptores y quimiorreceptores del seno carotídeo y arco aórtico que son muy importantes en el control del ritmo cardíaco, presión sanguínea y movimientos respiratorios.
En medicina, el término coloquial "tacto" es usualmente reemplazado por "sentidos somáticos", con el objeto de reflejar en forma apropiada la variedad de mecanismos involucrados. El sistema reacciona a los estímulos usando diferentes receptores: termorreceptores, mecanorreceptores y quimiorreceptores.
Actúa tanto por irritación local como por estimulación irritante local en las vías digestivas y también en la zona de desencadenamiento de quimiorreceptores en el área postrema del bulbo raquídeo.
Durante el tercer mes de desarrollo intrauterino comienzan a producirse los primeros movimientos respiratorios, desencadenados en respuesta a la situación de hipoxemia crónica que sufre el feto (ya comienzan a funcionar los quimiorreceptores y el centro de control respiratorio).